Publicidad
Publicidad

Nuevas pistas sobre las causas del insomnio en mujeres menopáusicas

Aunque se cree que este cambio está asociado a la depresión, los sofocos y la fluctuación de los niveles hormonales, pocos estudios han investigado si influyen realmente en el sueño.

En un nuevo estudio de la Universidad de Illinois (Estados Unidos), publicado en ´Journal of Women´s Health´, los investigadores han modelado qué factores influyen en el sueño de las mujeres menopáusicas ya que, uno de los síntomas más comunes que experimentan las mujeres durante la menopausia es la alteración del ...

En un nuevo estudio de la Universidad de Illinois (Estados Unidos), publicado en ´Journal of Women´s Health´, los investigadores han modelado qué factores influyen en el sueño de las mujeres menopáusicas ya que, uno de los síntomas más comunes que experimentan las mujeres durante la menopausia es la alteración del sueño.

Aunque se cree que este cambio está asociado a la depresión, los sofocos y la fluctuación de los niveles hormonales, pocos estudios han investigado si influyen realmente en el sueño.

La mayoría de los investigadores han planteado anteriormente la hipótesis de que los cambios en los patrones hormonales reproductivos provocan una mala calidad del sueño y depresión en las mujeres de mediana edad. Durante el envejecimiento, la disminución de las hormonas estradiol y progesterona y el aumento de los niveles de la hormona foliculoestimulante podrían causar insomnio. Además, los sofocos también pueden dificultar a las mujeres conciliar el sueño y permanecer dormidas. Sin embargo, estudios anteriores no han demostrado de forma concluyente cuáles son las causas subyacentes de la falta de sueño.

Para realizar este estudio, los investigadores utilizaron datos del Midlife Women´s Health Study, diseñado para identificar qué factores de riesgo pueden causar síntomas menopáusicos entre las mujeres de mediana edad. Más de 700 mujeres participaron en el estudio, que duró cuatro años.

En las visitas clínicas iniciales rellenaron cuestionarios sobre su historial médico y enviaron muestras de sangre y orina. Durante los tres años siguientes volvieron a la clínica una vez al año y rellenaron cuestionarios de seguimiento sobre sus ciclos menstruales, estado de salud, estilo de vida, síntomas depresivos y sueño, y enviaron muestras de sangre y orina.

A continuación, los investigadores utilizaron un análisis de red bayesiano para modelizar la razón más probable del insomnio autodeclarado en las mujeres de mediana edad. Analizaron varios factores, como las concentraciones hormonales y los sofocos, para ver cómo podían interactuar e influir en las alteraciones del sueño.

"No descubrimos que los niveles hormonales puedan predecir la interrupción del sueño. Sin embargo, sí observamos que las mujeres que sufren sofocos nocturnos también padecen insomnio. Además, las mujeres que tenían insomnio en el cuarto año del estudio también lo tenían en el primer año. Lo mismo ocurría con la depresión", afirma la profesora asociada de psicología, Megan Mahoney.

Mahoney explica que, tras este estudio, se concluye que "algunos de estos síntomas no desaparecen necesariamente en el transcurso de la menopausia pero que, si tratan estos problemas en la fase inicial de la menopausia, pueden abordar los problemas a largo plazo."

A los investigadores les gustaría saber si hay factores relacionados con el estilo de vida, como el colesterol alto, que puedan predecir el insomnio en las mujeres menopáusicas. De ser así, el ejercicio y la dieta podrían ser de gran ayuda. También les interesa saber hasta qué punto la exposición a sustancias químicas ambientales provoca trastornos del sueño.

"Estos estudios servirán de base a estrategias para prevenir o tratar las alteraciones del sueño y, en última instancia, mejorar la salud de las mujeres", afirma la profesora de biociencias comparadas y coautora del trabajo, Jodi Flaws.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.