Publicidad
Publicidad

¿Existe relación entre tratamiento de fertilidad y salud cardiovascular de la descendencia?

Un estudio no ha hallado diferencias significativas en las mediciones de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, los lípidos y la glucosa entre los niños concebidos de forma natural y los concebidos mediante TRA.

Un amplio estudio sobre los efectos de los tratamientos de fertilidad no ha hallado diferencias significativas en las mediciones de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, los lípidos y la glucosa entre los niños concebidos de forma natural y los concebidos mediante técnicas de reproducción asistida (TRA). El estudio, dirigido por ...

Un amplio estudio sobre los efectos de los tratamientos de fertilidad no ha hallado diferencias significativas en las mediciones de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, los lípidos y la glucosa entre los niños concebidos de forma natural y los concebidos mediante técnicas de reproducción asistida (TRA).

El estudio, dirigido por la Universidad de Bristol (Reino Unido) y publicado este lunes en ´European Heart Journal´, pretendía responder a la preocupación de si el tratamiento de la fertilidad puede afectar negativamente a la salud cardiometabólica de los hijos. La muestra de datos incluyó a 8.600 niños del estudio ´Bristol´s Children of the 90s´, un estudio de salud líder en el mundo que ha seguido a mujeres embarazadas y a su descendencia desde 1991.

Desde el primer nacimiento de un niño por fecundación in vitro (FIV), se han planteado interrogantes sobre los riesgos para la salud de los niños concebidos de este modo; sin embargo, los estudios anteriores se ven limitados por el pequeño tamaño de la muestra, la brevedad del seguimiento y la insatisfactoria existencia de grupos de comparación.

El estudio, dirigido por un grupo de investigación internacional de la Asociación de Tecnología de Reproducción Asistida y Salud (A.R.T-Health), analizó los datos de 35.000 descendientes europeos, singapurenses y australianos. La muestra era lo suficientemente grande como para estudiar si la concepción mediante TRA afectaba a la tensión arterial, el pulso, los lípidos o la glucosa desde la infancia hasta la edad adulta temprana (hasta los 20 años).

Los investigadores descubrieron que la presión arterial, la frecuencia cardiaca y los niveles de glucosa eran similares en los niños concebidos mediante TRA y en sus compañeros concebidos de forma natural. El equipo también observó que los concebidos mediante TRA tenían niveles de colesterol ligeramente más altos en la infancia, que no persistían en la edad adulta, y algunos indicios de presión arterial ligeramente más alta en la edad adulta.

Ahmed Elhakeem, investigador de epidemiología de la Facultad de Medicina de Bristol: Population Health Sciences (PHS) de la Universidad de Bristol, y autor principal del estudio, afirma que "se trata del mayor estudio de este tipo, y no podría llevarse a cabo sin los datos de estudios como Children of the 90s".

"Los padres que conciben o esperan concebir mediante técnicas de reproducción asistida y sus hijos deberían estar tranquilos, ya que la salud cardiometabólica parece ser comparable en los niños concebidos mediante técnicas de reproducción asistida y en los concebidos de forma natural". Según Elhakeem sería beneficioso realizar estudios con un seguimiento más prolongado para examinar cómo podrían cambiar los resultados a lo largo de la edad adulta.

Deborah Lawlor, catedrática de Epidemiología, investigadora del MRC y titular de la cátedra de la Fundación Británica del Corazón y autora principal, añade que "esta importante investigación solo es posible mediante la colaboración internacional a gran escala y los estudios longitudinales de salud, en los que los participantes aportan datos sanitarios a lo largo de toda su vida".

Peter Thompson, Director Ejecutivo de la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología (HFEA), ha declarado que, cada año, unos 60.000 pacientes recurren a los servicios de fertilidad del Reino Unido con la esperanza de tener algún día su propia familia. "Este estudio, que demuestra que la salud cardiaca de los niños nacidos de tecnologías de reproducción asistida, como la FIV, no difiere de la de los concebidos de forma natural, debería tranquilizar a estos pacientes", expresa.

"La ciencia y la investigación avanzan con rapidez en el sector de la fertilidad, pero es un hecho ampliamente reconocido que se necesitan más estudios a gran escala como éste para seguir mejorando la asistencia. Los resultados en materia de salud de los niños concebidos mediante técnicas de reproducción asistida son una prioridad para la HFEA, que supervisa las últimas investigaciones y proporciona información a pacientes y profesionales", ha finalizado.

Publicidad
Publicidad

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.