Publicidad
Publicidad

Constatan la implicación del inflamosoma en la autoinmunidad, las enfermedades cardíacas y en la neurodegeneración

Comprender cómo se forma esta estructura de proteínas posibilita nuevas formas de intervenir no solo de cara a respuestas inmunes saludables, sino también en una variedad de enfermedades inflamatorias.

El inflamosoma es una estructura conformada por proteínas intracelulares implicadas en el inicio de la respuesta inflamatoria por estímulo intracelular. Dicha estructura es la encargada de hacer sonar una alarma para que el sistema inmunitario ataque y dirija a las células infectadas o dañadas a su autodestrucción. El inflamosoma más ...

El inflamosoma es una estructura conformada por proteínas intracelulares implicadas en el inicio de la respuesta inflamatoria por estímulo intracelular. Dicha estructura es la encargada de hacer sonar una alarma para que el sistema inmunitario ataque y dirija a las células infectadas o dañadas a su autodestrucción. El inflamosoma más estudiado hasta la fecha es el NLRP3, también conocido como criopirina.

Ahora, Investigadores del laboratorio del biólogo estructural de la Escuela de Medicina de Harvard, Hao Wu (EEUU) , han descifrado su ensamblaje paso a paso, detallando cómo el NLRP3 se transforma en su forma activa y revelando precisamente cómo 10 de sus moléculas se unen y reclutan a las otras proteínas para formar el inflamosoma.

Los hallazgos, publicados en ´Nature´, confirman que, debido a mutaciones u otros factores, el NLRP3 puede reaccionar de forma exagerada y formar inflamosomas en respuesta no solo a invasores dañinos sino a sustancias naturales en el organismo: placas arteriales, cristales de ácido úrico o, incluso, tejidos sanos. Ello puede conducir a enfermedades autoinmunes; inflamación crónica que contribuye a la enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2, gota y la forma más grave de enfermedad del hígado graso no alcohólico; y neuroinflamación asociada a enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

El hallazgo fue posible gracias a la microscopía crioelectrónica. Las imágenes 3D en resolución casi atómica representan la primera vez que alguien ha visto el inflamosoma en su estado activo. Su importancia radica no solo de cara a respuestas inmunes saludables, sino también para comprender cómo la trama puede dar un ´giro siniestro´ en una variedad de enfermedades inflamatorias. Y es que, según estos investigadores, NLRP3 no siempre puede desactivar los inflamosomas después de que hayan hecho su trabajo. Esto puede conducir a condiciones potencialmente mortales, como tormentas de citocinas, una hiperactivación de las células inmunitarias que se observa en algunos casos graves de COVID-19, por ejemplo, y sepsis, una reacción sistémica desbocada a la infección. Además, en algunos tipos de cáncer, las células tumorales interfieren con la capacidad de NLRP3 para formar inflamosomas, lo que permite que estas persistan y se dividan.

Estos investigadores llevan años intentando identificar y desarrollar fármacos que actúen sobre el NLRP3, y otras moléculas activadas por los inflamosomas. "Comprender cómo se forma el inflamosoma nos muestra nuevas formas de intervenir", según el autor principal, profesor Wu, del departamento de química biológica y farmacología molecular en el Instituto Blavatnik en HMS.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.