Publicidad
Publicidad

Difunden nuevas directrices sobre diagnóstico y tratamiento de la enfermedad aórtica

Las nuevas recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón abordan la atención integral de los pacientes con enfermedad aórtica.

Recientemente, han visto la luz nuevas pautas para el diagnóstico y manejo de enfermedades que afectan a la aorta, la arteria mayor del organismo que lleva la sangre del corazón a los vasos que la suministran al resto del cuerpo. La actualización realizada por Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus ...

Recientemente, han visto la luz nuevas pautas para el diagnóstico y manejo de enfermedades que afectan a la aorta, la arteria mayor del organismo que lleva la sangre del corazón a los vasos que la suministran al resto del cuerpo.

La actualización realizada por Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) y el Colegio Estadounidense de Cardiología, publicada en la revista ´Circulation´ reemplaza dos documentos anteriores, con nuevas evidencias y recomendaciones para guiar a los especialistas en el diagnóstico, tratamiento y vigilancia a largo plazo.

La nueva guía ofrece, en concreto, una actualización sobre el diagnóstico, la evaluación genética y la detección ante antecedentes familiares, la terapia médica, el tratamiento endovascular y quirúrgico, y la vigilancia a largo plazo en múltiples subconjuntos de presentaciones clínicas, que van desde pacientes asintomáticos a aquellos con síndromes aórticos agudos.

"Ha habido un gran volumen de nuevas investigaciones basadas en evidencia disponibles para los médicos en la última década en lo que respecta a la enfermedad aórtica", expuso el cardiólogo clínico Dr. Eric M. Isselbacher, presidente del comité de redacción de la guía y codirector del Centro de Aorta Torácica del Hospital General de Massachusetts en Boston, en un comunicado de prensa.

Distintos tipos de enfermedad aórtica

Cabe recordar que hay identificados distintos tipos de enfermedad aórtica. Por ejemplo, las paredes de la aorta pueden debilitarse y abultarse, provocando un aneurisma, o pueden desgarrarse, causando una disección aórtica. Los síntomas incluyen dolor o presión en el pecho, dolor de espalda, fatiga y dolor en el cuello o la mandíbula. Cuando un aneurisma se rompe o una disección es grave, puede ser fatal de inmediato. Pero si se descubre mediante pruebas de imagen, es posible un tratamiento que salve la vida. Esto puede incluir un control cuidadoso, cirugía, medicación y/o cambios en el estilo de vida.

También se hace hincapié en el papel de la toma de decisiones compartida, especialmente en el manejo de pacientes con enfermedad aórtica tanto antes como durante el embarazo dados los riesgos cardiovasculares, los umbrales de diámetro para la cirugía aórtica profiláctica y el modo de parto

En términos de tomografía computarizada, imágenes por resonancia magnética e imágenes ecocardiográficas de pacientes con enfermedad aórtica, los autores sugieren seguir los enfoques recomendados para la adquisición de imágenes, la medición y el informe de las dimensiones aórticas relevantes, y la frecuencia de vigilancia antes y después de la intervención.

Asimismo, enfatizan en la importancia de incluir distintos grupos poblacionales y examinar las diferencias de raza, etnia y sexo en investigaciones futuras "para garantizar que todos los grupos de pacientes estén representados y que se respondan las preguntas pertinentes a su salud aórtica". Además, inciden en la importancia de la intervención institucional y en la experiencia del equipo aórtico multidisciplinario en el cuidado de pacientes con este tipo de patologías.

"En el futuro, la medicina de precisión y los enfoques centrados en el paciente permitirán a los médicos desarrollar planes de atención para optimizar los resultados para cada persona", concluyen los autores.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.