Publicidad
Publicidad

Más de 2.000 personas sufren crisis de vértigo a diario en España, según los especialistas

Este síntoma que, en la mayoría de los casos no reviste de mayor gravedad, tiene una incidencia muy alta en la población, suponiendo la tercera causa más común de visita a una consulta de Atención Primaria u Otorrinolaringología.

14/10/2022

En estos momentos, solo en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria puede haber entre 50 o 60 personas que sufren alguna crisis de vértigo. Extrapolado al conjunto de España, supondrían alrededor de 2.500 ciudadanos padeciendo un síntoma ilusorio de movimiento que afecta de lleno en la calidad de ...

En estos momentos, solo en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria puede haber entre 50 o 60 personas que sufren alguna crisis de vértigo. Extrapolado al conjunto de España, supondrían alrededor de 2.500 ciudadanos padeciendo un síntoma ilusorio de movimiento que afecta de lleno en la calidad de vida. El copresidente del 73 Congreso de la SEORL-CCC, Jesús Benítez del Rosario, ha asegurado este viernes durante un encuentro con medios que si se tratase de una enfermedad infecciosa: "ahora mismo estaríamos todos confinados".

De hecho, Benítez ha recomendado en el marco de la 73 edición del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) que acudan a su médico de Atención Primaria u Otorrinolaringología (ORL) con el fin de que les atiendan y les prescriban un tratamiento adecuado. De tal forma que, según los datos que manejan, el vértigo es el tercer motivo de visita más común a los centros de salud.

Un estudio publicado en la revista Acta Otorrinolaringológica Española, en el que participaron más de 7.800 pacientes, cifra en un 2,2% las consultas anuales por alteraciones del equilibrio en Atención Primaria y más de la mitad de los pacientes son diagnosticados de algún tipo de vértigo posicional. Otra investigación publicada en European archives of Oto-rhino-laryngology realizó un seguimiento de las consultas de ORL en Urgencias en un periodo de siete años (2011-2017) y cifra en un 14% las relacionadas con mareos o vértigos.

El 80% de los españoles ha sufrido al menos un episodio una vez en su vida, según advierten los especialistas que se reúnen estos días en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria. Según explica Benítez, especializado en Neurootología, el tratamiento del vértigo tiene tres dimensiones.

Una es la medicamentosa, que ayuda "en virtud del síntoma o la enfermedad"; otra, la cirugía, en casos que hay lesión quística o tumor benigno), y la última es la rehabilitación vestibular (la que concierne al equilibrio) y que es muy efectiva, consiguiendo resultados incluso en pacientes con mucha edad, ya que "el cerebro tiene capacidad de aprender y adaptarse a nuestras acciones para que tenga una calidad de vida muy aceptable".

Benítez, jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, explica que en las dos décadas que lleva abierto el servicio "han pasado más de 10.000 pacientes", la mayoría con su problema de vértigo paliado o resuelto.

El vértigo periférico, el más común

Por otra parte, su colega Marco Rossi Izquierdo, jefe de Servicio del Hospital Lucus Augusti (Lugo) y presidente de la Comisión de Otoneurología de la SEORL-CCC, ha explicado que la variante más común es el vértigo periférico, que se origina en el oído interno y requiere que sea atendido por un especialista en ORL. Otro tipo de síntoma puede ser el vértigo central (menos frecuente), en este caso originado por factores más agravantes, "como accidentes cerebrovasculares".

En cualquier caso, sus desencadenantes pueden ser multifactoriales: desde patologías como la arterosclerosis a perfiles de edad como ancianos que, debido a la polimedicación o la pérdida de sentidos, pueden desarrollar vértigos.

Los vértigos de forma mayoritaria son benignos. Sin embargo, existen muchas enfermedades caracterizadas por la reiteración de los vértigos o con tendencia hacia la cronicidad de los síntomas, que generan una gran alteración de la calidad de vida de los pacientes.

Respecto a cómo la COVID-19 ha podido afectar a la población en este sentido, Rossi ha señalado que de hecho sí lo ha hecho. En concreto, debido a los confinamientos que llevaron a la restricción de movimientos y empeoraron los trastornos del equilibrio.

"Hay que tener en cuenta que tenemos población envejecida en nuestro país, y en estas franjas de edad deriva en caídas, que tienen un impacto brutal en estos pacientes. No solo por la fractura de cadera sino por el miedo, con lo que restringen sus actividades, van a tener menos fuerza, flexibilidad, menos equilibrio… el médico tiene que intervenir ahí para sacar al paciente del círculo vicioso", ha sentenciado.

Vértigo pediátrico

Los niños también pueden sufrir crisis de vértigo. Un estudio reciente publicado en Current Opinion in Otolaryngology & Head and Neck Surgery coincide en que la población pediátrica debe ser evaluada a través de una cuidadosa anamnesis y un examen físico junto con pruebas complementarias, tales como pruebas vestibulares y audiometría, cuando sea apropiado.

"Las opciones para el tratamiento de los trastornos vestibulares en niños y adolescentes se han ampliado enormemente en los últimos años, lo que permite el manejo eficaz de casi todos los casos de vértigo pediátrico, aunque a menudo se necesita un enfoque multimodal y/o multidisciplinario", ha finalizado el doctor Rossi.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.