A medio plazo no será posible cursar íntegramente las especialidades médicas en un solo hospital


30-09-2014

A pesar de las lagunas del Real Decreto de Troncalidad (RDL 639/2014) es previsible que cuando se implemente en su totalidad, a 3-4 años vista, la formación especializada dependiente de las CC.AA. pasará de los habituales hospitales del MIR a las unidades docentes que incluirán simultáneamente a varios centros asistenciales.

 

Durante el desarrollo del VI Congreso de Delegados Nacionales de estudiantes de Medicina, el doctor Roberto García Leal, director académico de Grupo CTO, moderó una mesa en la que se explicó a los 200 estudiantes asistentes, las implicaciones del Real Decreto Ley 639/2014 por el que se regularán las especialidades médicas en los próximos años. Según relató García Leal, han tenido que transcurrir 7 años desde que se planteara por primera vez desarrollar la Ley 44/2003, relativa a la ordenación de las profesiones sanitarias.

Para abrir la sesión, el catedrático de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid Juan Vicente Beneit Montesinos resumió las novedades que supone el nuevo RDL. Según sus palabras seguirá habiendo una prueba objetiva (examen MIR) por la que una vez superada se podrá elegir el tronco en primera instancia. Sin embargo, la elección de plaza final se diferirá hasta la siguiente convocatoria, provocando una demora inexplicable para la mayoría de los aspirantes. Además, el RDL incide en temas ya conocidos como la reespecialización troncal, las áreas de capacitación específica y los títulos de especialistas, nuevos y preexistentes. Tal como precisó Beneit, la formación especializada en Medicina se organizará en 2 años de formación troncal, común a todos los especialistas, seguidos de un segundo periodo específico de duración variable según las distintas especialidades. Con este esquema, las titulaciones de los futuros médicos especialistas serán plenamente homologables con las del resto de países europeos.

Durante la mesa de debate se contó con el profesor Alfonso Moreno González, presidente del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud. Como representante de un órgano consultivo, expresó su relativa sintonía con el texto legal aprobado, aunque también lamentó que haya llegado con tanto retraso, perdiendo la gran oportunidad que supuso la adaptación del sistema formativo superior al Plan Bolonia.

Como presidente de las sociedades médicas acogidas a Facme, Federación de Asociaciones Médico Científicas Españolas, el conocido cardiólogo Carlos Macaya declaró su aceptación conceptual del real decreto porque hasta ahora muchas especialidades no estaban homologadas. Sin embargo, solicitó la creación de un organismo gestor que ordene racionalmente las competencias entre especialidades, evitando en lo posible solapamientos y lagunas. Tanto Moreno como Macaya fueron conetstados por Domingo Antonio Sánchez, estudiante de 5º de Medicina que expresó la oposición del Consejo Nacional de Estudiantes de Medicina (CEEM) a la nueva norma legal, por ser fuente de dudas e indefiniciones. Junto a esto también, encontró insuficientemente explicado cómo se elegirá hospital de ahora en adelante para hacer el "MIR" y porqué las unidades docentes podrían incluir distintos centros asistenciales.

 

PIE DE FOTO:     El doctor Juan Vicente Beneit, catedrático de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid; el doctor Carlos Macaya Miguel, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; el doctor Roberto García Leal, director académico del Grupo CTO; el profesor Alfonso Moreno González, presidente del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud; y el estudiante de 5º curso de Medicina, Domingo Antonio Sánchez, coordinador de la Comisión de Residencia y Profesión del CEEM.