Publicidad
Publicidad

El vínculo entre serotonina y depresión resulta ser falso

Un análisis global revela que ni los niveles ni la actividad del neurotransmisor muestran correlación con la enfermedad.

Investigadores de diversos centros europeos han examinado todos los metanálisis y revisiones sistemáticas publicados en los últimos años sobre serotonina (SERT) y depresión, hallando que la teoría que vincula al neurotransmisor con la enfermedad está infundada. Por un lado, los estudios que analizaron los niveles de SERT y de sus ...

Investigadores de diversos centros europeos han examinado todos los metanálisis y revisiones sistemáticas publicados en los últimos años sobre serotonina (SERT) y depresión, hallando que la teoría que vincula al neurotransmisor con la enfermedad está infundada. Por un lado, los estudios que analizaron los niveles de SERT y de sus productos de degradación no hallaron diferencias entre pacientes depresivos y controles. Por otro, los niveles tanto del receptor como del transportador de la SERT muestran una asociación inconsistente con la depresión, constatándose incluso niveles superiores de SERT en pacientes, posiblemente debido al tratamiento con inhibidores de la recaptación de SERT. Los estudios en los que los niveles de SERT fueron reducidos a través de una dieta deficiente en el aminoácido precursor, y que supuestamente establecían la unívoca relación, han sido ahora invalidados al constatarse que, en cientos de individuos sanos, la misma intervención no resultó en depresión.

Joanna Moncrieff, investigadora en el Departamento de Psiquiatría del University College London y directora del estudio, afirma que en este último grupo de estudios sólo 75 individuos con historial familiar de depresión mostraron los síntomas esperados. La noción de que la depresión surge como resultado de un desequilibrio químico está siendo cada vez más rechazada por los especialistas como una simplificación excesiva, asegura Moncrieff. Aunque el actual análisis no examinó la eficacia de los antidepresivos, los autores han manifestado su desconfianza acerca de estos tratamientos, sugiriendo que las intervenciones dirigidas a gestionar los acontecimientos traumáticos, tales como la psicoterapia, el ejercicio o la meditación, podrían tener mayor valor terapéutico.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.