Publicidad
Publicidad

Tratar la infección tuberculosa latente, esencial en la lucha contra la tuberculosis

Así se ponía de manifiesto en este décimo encuentro de la Red TBS-Stop Epidemias, en el que se ha vuelto a poner sobre el tapete que el descenso de casos registrados mundialmente según la Organización Mundial de la Salud.

Así lo han manifestado expertos reunidos en el evento en el que se ha destacado que en los países de poca incidencia la transmisión en la población general es baja y la mayoría de los casos son progresiones de esa infección tuberculosa latente. Uno de ellos es España, y desde ...

Así lo han manifestado expertos reunidos en el evento en el que se ha destacado que en los países de poca incidencia la transmisión en la población general es baja y la mayoría de los casos son progresiones de esa infección tuberculosa latente. Uno de ellos es España, y desde esta Red se reivindica el margen de mejora existente para la detección y el manejo de estos pacientes: dotar al Plan Nacional de recursos efectivos podría ser una de las vías para ello.

Se define la infección tuberculosa latente (ITL) como el estado de respuesta inmunitaria persistente a la estimulación por antígenos de Mycobacterium tuberculosis sin indicios de manifestaciones clínicas de tuberculosis activa. Es decir, la gran mayoría de las personas infectadas no tienen signos o síntomas de tuberculosis, pero corren el riesgo de tener una tuberculosis activa. Un riesgo que el doctor Francisco Javier García Pérez, presidente de NeumoMadrid, cifraba esta semana en su ponencia en la 10ª Jornada de Actualización que la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (Red TBS-Stop Epidemias) ha celebrado en Madrid.

Concretamente, el riesgo de que una persona con ITL progrese a tuberculosis activa en algún momento de su vida se sitúa entre el 5 % y 10 %. Así lo especificaba el doctor García Pérez, matizando que el riesgo es particularmente alto en menores de 5 años y en personas con inmunidad comprometida (según este experto, los grupos más vulnerables incluyen los contactos de personas con la enfermedad, la población infantil, o pacientes con VIH, inmunodeprimidos, en diálisis, con trasplantes o silicosis y quienes presenten cambios fibróticos en radiografía de tórax).

El gran problema, según apuntaba el también secretario general de la Red TBS-Stop Epidemias, radica en que no hay ninguna prueba de referencia para la detección directa de la infección por M. tuberculosis en los seres humanos. Y el hecho es que en los países de poca incidencia, la transmisión en la población general es baja y la mayoría de los casos son progresiones de esa ITL. Es por ello por lo que el diagnóstico y el tratamiento de la infección tuberculosa latente son fundamentales para conseguir acabar con esta enfermedad, a la que el doctor Julio Ancochea, presidente de la entidad organizadora, siempre tacha de paradigma de injusticia social.

Una injusticia agravada por la Covid-19

Así se ponía de manifiesto en este décimo encuentro de la Red TBS-Stop Epidemias, en el que se ha vuelto a poner sobre el tapete que el descenso de casos registrados mundialmente según la Organización Mundial de la Salud, no era tal, sino fruto de unos infradetección e infradiagnóstico que han provocado una mayor mortalidad.

Esta 10ª Jornada ha vuelto a ser altavoz de la reivindicación profesional de que, tal como se han movilizado los recursos para hacer frente a la letal Covid-19, la enfermedad infecciosa más antigua del planeta merece de implicación política para poder acabar con ella, y el paso previo pasa por la solidaridad y la equidad, pero, según recordaba el doctor Julio Ancochea, "se necesita de mayor conciencia política, que permita por fin dotar de medidas y más recursos".

El presidente de la Red TBS-Stop Epidemias reiteraba la necesidad de que el Plan para la Prevención y el Control de la Tuberculosis en España, que se hizo público precisamente en la octava jornada de actualización de esta red, consiga por fin la dotación necesaria para poder implementarlo realmente… esa sería una de las condiciones para poder estrechar ese margen de mejora existente para la detección y el manejo de los pacientes con ITL en España, que el doctor García Pérez cifraba en que se estima que son el 6,2 % de la población(cerca de tres millones de personas).

La 10ª Jornada de Actualización en TB-COVID-19 de la Red TBS-Stop Epidemias se celebraba el pasado miércoles en la sede del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) contando con la presencia de profesionales de los diferentes ámbitos implicados en el abordaje de estas enfermedades.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts