Publicidad
Publicidad

Una dieta de bajo índice glucémico ayuda a pacientes cardíacos a perder peso

Las dietas con un índice glucémico alto están asociadas con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.

El consumo de una dieta de bajo índice glucémico promueve un estado de salud más saludable en pacientes con enfermedad arterial coronaria, según un estudio presentado en ´ACNAP-EuroHeartCare Congress 2022´, promovido por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés). El índice glucémico (IG) clasifica los alimentos que ...

El consumo de una dieta de bajo índice glucémico promueve un estado de salud más saludable en pacientes con enfermedad arterial coronaria, según un estudio presentado en ´ACNAP-EuroHeartCare Congress 2022´, promovido por la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés).

El índice glucémico (IG) clasifica los alimentos que contienen carbohidratos según la rapidez con la que afectan los niveles de azúcar en la sangre. Los alimentos con un IG alto provocan un rápido aumento del azúcar en la sangre. Entre ellos se encuentra: pan blanco, arroz blanco, papas y dulces.

Mientras, aquellos con IG bajo se digieren más lentamente y aumentan gradualmente el azúcar en la sangre, Se consideran así: algunas frutas y verduras como manzanas, naranjas, brócoli y verduras de hoja verde, legumbres como garbanzos, lentejas y frijoles, y cereales integrales como el arroz integral y la avena. La carne, las aves y el pescado no tienen una calificación de IG porque no contienen carbohidratos.

Los estudios observacionales han indicado previamente que las dietas con un IG alto están asociadas con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. Este estudio controlado aleatorizado evaluó el beneficio potencial de una dieta con IG bajo sobre el índice de masa corporal (IMC), la circunferencia de la cintura, la circunferencia de la cadera y la relación cintura-cadera en pacientes con enfermedad arterial coronaria.

Mismo beneficio para hombres y mujeres

El estudio asignó aleatoriamente a 160 pacientes de 38 a 76 años a tres meses de una dieta con IG bajo o una dieta de rutina. Ambos grupos continuaron recibiendo terapias estándar para la enfermedad de las arterias coronarias. Se aconsejó a los pacientes del grupo con IG bajo que consumieran alimentos con IG bajo y excluyeran los alimentos con IG alto mientras continuaban con su consumo habitual de proteínas y grasas. Se aconsejó al grupo de dieta de rutina que consumiera la dieta recomendada para la enfermedad de las arterias coronarias que limita la grasa y algunas proteínas como leche entera, queso, carne, yemas de huevo y alimentos fritos. La adherencia a la dieta se evaluó con un cuestionario de frecuencia de alimentos. Los índices antropométricos se midieron al inicio del estudio ya los tres meses.

La edad promedio de los participantes fue de 58 años y el 52% eran mujeres. Los índices antropométricos fueron similares entre los grupos al inicio del estudio. A los tres meses, todas las medidas corporales habían disminuido en ambos grupos en comparación con el valor inicial, pero los cambios solo fueron significativos en el grupo con IG bajo.

Cuando los investigadores compararon los cambios desde el inicio hasta la finalización del estudio entre los grupos, la dieta con IG bajo condujo a reducciones significativas en el IMC y la circunferencia de la cintura. El IMC se redujo en 4,2 kg/m2 en el grupo de IG bajo en comparación con 1,4 kg/m2 en el grupo de dieta habitual. La circunferencia de la cintura disminuyó 9 cm en el grupo de IG bajo en comparación con 3,3 cm en el grupo de dieta de rutina. No hubo diferencias significativas entre los grupos para la circunferencia de la cadera y la relación cintura-cadera.

Los investigadores también investigaron si la intervención afectó a mujeres y hombres de manera diferente. Descubrieron que una dieta con un IG bajo tenía más probabilidades de influir en la circunferencia de la cintura, la circunferencia de la cadera y la relación cintura-cadera en los hombres en comparación con las mujeres. El efecto beneficioso de una dieta con IG bajo sobre el IMC fue el mismo para hombres y mujeres.

El autor del estudio, el Dr. Jamol Uzokov, del Republican Specialized Scientific Practice Medical Center of Therapy and Medical Rehabilitation, Tashkent, Uzbekistán, señaló al respecto que "la investigación indica que enfatizar los alimentos con un IG bajo como parte de una dieta balanceada podría ayudar a los pacientes con enfermedades cardíacas a controlar su peso corporal y su cintura".

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts