Publicidad
Publicidad

Un programa de ejercicio físico puede beneficiar a los pacientes intervenidos de fractura de cadera

Cada vez hay más evidencia de que la rehabilitación multidisciplinar y bien coordinada desde el hospital y continuada después del alta mejora la recuperación de los pacientes con este tipo de fracturas.

El comportamiento sedentario y el bajo nivel de actividad física son frecuentes entre los pacientes que se recuperan de una intervención quirúrgica de una fractura de cadera, que se ha convertido en un problema de salud importante entre las personas mayores. La atención habitual que se ofrece tras el alta no ...

El comportamiento sedentario y el bajo nivel de actividad física son frecuentes entre los pacientes que se recuperan de una intervención quirúrgica de una fractura de cadera, que se ha convertido en un problema de salud importante entre las personas mayores.

La atención habitual que se ofrece tras el alta no parece cumplir los requisitos de una rehabilitación eficaz, ya que muchos pacientes con fractura de cadera no alcanzan el nivel de funcionamiento previo a la fractura. Sin embargo, cada vez hay más pruebas de que la rehabilitación multidisciplinar y bien coordinada desde el hospital y continuada después del alta mejora la recuperación de los pacientes con este tipo de fracturas. Así lo constata un estudio publicado en el ´Journal of the American Geriatrics Society´.

El trabajo se centra en un programa de ejercicio progresivo y supervisado en el hogar del afectado por espacio de 12 meses, que puede ayudar a mejorar el funcionamiento y el rendimiento físico de este tipo de pacientes.

Para el estudio, 121 pacientes de 60 años o más fueron asignados al azar a un grupo de ejercicio y un grupo de atención habitual. Los fisioterapeutas impartieron sesiones de ejercicio en el hogar dos veces por semana e incluyeron componentes de fuerza, equilibrio, movilidad y funcionales, así como un breve asesoramiento sobre actividad física y nutrición.

En comparación con los pacientes del grupo de atención habitual, en los del grupo de ejercicio se observaron mejorías, tras un año, en su rendimiento físico, su fuerza de agarre y su capacidad para completar ciertas actividades de la vida diaria.

Los resultados del estudio confirmaron la efectividad de los programas de ejercicios con entrenamiento de fuerza progresivo para mejorar el funcionamiento y el rendimiento de los pacientes con fracturas de cadera después del alta. Además, según sus autores, el trabajo confirma los hallazgos sobre la importancia de la supervisión directa de los efectos del ejercicio sobre el funcionamiento y la movilidad entre pacientes con fracturas de cadera.

"Es necesario invertir en ejercicios de rehabilitación para personas mayores después de una fractura de cadera. Un mejor funcionamiento beneficia al individuo y también a la sociedad", según indicó la autora principal Paula K. Soukkio, del Distrito de Atención Social y de Salud de Karelia del Sur (Eksote), en Finlandia.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts