Publicidad
Publicidad

Se detectan tasas más altas de diabetes tipo 2 recién diagnosticada tras la infección por SARS-CoV-2

Los adultos que se recuperan de la COVID-19, en su mayoría leve, parecen tener un riesgo significativamente mayor de desarrollar diabetes.

Una nueva investigación publicada en ´Diabetologia´, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), sugiere una posible asociación entre los casos leves de COVID-19 y el posterior diagnóstico de diabetes tipo 2. El análisis de los registros sanitarios de 1.171 consultas de medicina general e interna ...

Una nueva investigación publicada en ´Diabetologia´, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), sugiere una posible asociación entre los casos leves de COVID-19 y el posterior diagnóstico de diabetes tipo 2.

El análisis de los registros sanitarios de 1.171 consultas de medicina general e interna de toda Alemania, realizado por los profesores Wolfgang Rathmann y el profesor Oliver Kuss, del Centro Alemán de Diabetes de la Universidad Heinrich Heine de Dusseldorf, y el profesor Karel Kostev, de la compañía IQVIA, descubrió que los adultos que se recuperan de la COVID-19, en su mayoría leve, parecen tener un riesgo significativamente mayor de desarrollar diabetes de tipo 2 que un grupo de control emparejado que padecía otros tipos de infecciones respiratorias, que también suelen estar causadas por virus.

Si se confirman, estos resultados indican que debería recomendarse el cribado de la diabetes en personas que se hayan recuperado de formas leves de COVID-19, afirman los investigadores. Esta posible relación entre la COVID-19 y la diabetes también se está investigando en varios estudios en curso, como el registro CoviDiab y otros estudios relacionados con la llamada COVID larga.

En estudios anteriores se ha observado que la inflamación causada por el SARS-CoV-2 puede dañar las células beta productoras de insulina, haciendo que mueran o cambien su funcionamiento, lo que da lugar a una hiperglucemia aguda (glucosa alta en sangre). También se cree que una posible causa es que los tejidos sean menos reactivos a la insulina debido a la inflamación del organismo.

El estilo de vida sedentario provocado por los confinamientos también podría estar desempeñando un papel. Esto podría explicar por qué se ha informado de hiperglucemia de nueva aparición y resistencia a la insulina en pacientes de COVID-19 sin antecedentes de diabetes.

Sin embargo, no está claro si estos cambios metabólicos son temporales o si los individuos con COVID-19 pueden tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes crónica. Además, faltan estudios que investiguen la incidencia de la diabetes tras la recuperación de la COVID-19 en casos leves.

Para aportar más pruebas, los investigadores analizaron los registros sanitarios electrónicos de la base de datos Disease Analyzer, que incluía información sobre 8,8 millones de adultos que visitaron 1.171 consultas de medicina general e interna en toda Alemania entre marzo de 2020 y enero de 2021. Esto incluyó a 35.865 pacientes que fueron diagnosticados con COVID-19.

La incidencia de la diabetes después de la COVID-19 se comparó con una cohorte de individuos (edad media de 43 años; 46% de mujeres) que fueron diagnosticados con una infección aguda del tracto respiratorio superior (AURI) (pero no con la COVID-19) dentro del mismo marco de tiempo, emparejados por sexo, edad, cobertura de seguro de salud, mes índice de diagnósticos de COVID-19 o AURI y comorbilidades (obesidad, presión arterial alta, colesterol alto, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular).

Se excluyeron los individuos con antecedentes de COVID-19 o diabetes, y los que utilizaron corticoides en los 30 días posteriores a las fechas índice. Durante un seguimiento medio de 119 días para la COVID-19 y 161 días para la AURI, el número de hospitalizaciones fue similar en ambos grupos (COVID-19: 3,2% frente a los controles: 3,1%; mediana del número de hospitalizaciones: 1 en ambas cohortes).

Los investigadores descubrieron que los nuevos casos de diabetes de tipo 2 eran más frecuentes en los pacientes que daban positivo en la prueba COVID-19 que en los que tenían una AURI (15,8 frente a 12,3 por cada 1.000 personas al año), lo que arroja una tasa de incidencia (IRR) de 1,28. En términos sencillos, esto significa que el riesgo relativo de desarrollar diabetes de tipo 2 en el grupo COVID fue un 28% mayor que en el grupo AURI. La TIR del grupo COVID no aumentó en otras formas de diabetes no especificadas.

"La infección por COVID-19 puede conducir a la diabetes por el aumento de la regulación del sistema inmunitario tras la remisión, lo que puede inducir la disfunción de las células beta pancreáticas y la resistencia a la insulina, o bien los pacientes pueden haber estado en riesgo de desarrollar diabetes por tener obesidad o prediabetes, y el estrés que el COVID-19 supuso para sus cuerpos lo aceleró", afirma el autor principal, el profesor Wolfgang Rathmann.

"Lo más probable es que el riesgo de un nivel anormalmente alto de azúcar en sangre en individuos con COVID-19 sea un continuo, que depende de factores de riesgo como la lesión de las células beta, una respuesta inflamatoria exagerada y cambios en el aumento de peso relacionados con la pandemia y la disminución de la actividad física", añade el coautor, el profesor Oliver Kuss.

El profesor Rathmann precisa que, "dado que los pacientes de la COVID-19 sólo fueron seguidos durante unos tres meses, es necesario un mayor seguimiento para comprender si la diabetes de tipo 2 después de la COVID-19 leve es sólo temporal y puede revertirse una vez que se hayan recuperado por completo, o si conduce a una condición crónica".

Aunque no es probable que la diabetes de tipo 2 sea un problema para la gran mayoría de las personas que padecen COVID-19 leve, los autores recomiendan que cualquier persona que se haya recuperado de la COVID-19 sea consciente de los signos y síntomas de alerta, como la fatiga, la micción frecuente y el aumento de la sed, y busque tratamiento de inmediato.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts