Publicidad
Publicidad

"De atender a mujeres sanas que se quedaban embarazadas en la treintena, hemos pasado a embarazos de alto riesgo"

La baja natalidad y el incremento de los embarazos a edades cada vez más tardías hacen de la Ginecología y la Obstetricia una especialidad esencial para nuestro presente y futuro. La incorporación de tecnología y avances científicos es la seña de identidad de una especialidad que requiere del desarrollo de la superespecialización. De ahí que una de las prioridades de la SEGO sea aumentar el periodo de formación de los especialistas de cuatro a cinco años. Esto se suma a la lucha del colectivo por poner fin a la criminalización evitando determinadas prácticas como la violencia obstétrica, y la necesidad de recuperar la relación de confianza médico-paciente.

Contenidos exclusivos para logueados

Lee sin límites


Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts