Publicidad
Publicidad

La obesidad puede modificar la respuesta de los niños asmáticos a los esteroides inhalados

Los pediatras y especialistas en asma deben considerar que a niños con mayor IMC se les podría estar administrando corticosteroides inhalados sin ningún beneficio, según un estudio internacional.

Los niños asmáticos con problemas de sobrepeso u obesidad tienen más riesgo de obtener una peor respuesta a los tratamientos con esteroides inhalados, según una investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias que se celebra de forma virtual. Este estudio internacional es el primero en ...

Los niños asmáticos con problemas de sobrepeso u obesidad tienen más riesgo de obtener una peor respuesta a los tratamientos con esteroides inhalados, según una investigación presentada en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias que se celebra de forma virtual.

Este estudio internacional es el primero en utilizar información sobre variantes genéticas relacionadas con el índice de masa corporal (IMC) para investigar si es probable que una mala respuesta a los corticosteroides inhalados (CSI) se deba al exceso de peso oa otros factores, como vivir en vecindarios. con mala calidad del aire o expuesto al humo del cigarrillo.

La Dra. Cristina Longo, profesora asistente en la Universidad de Montreal, Quebec, Canadá, explicó que "los niños con asma que tienen sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de tener síntomas peores a pesar de seguir el tratamiento recomendado de corticosteroides inhalados, lo que dificulta no solo lograr un peso saludable sino también mejorar su calidad de vida". "Con el aumento de la epidemia de obesidad infantil- añadió- esperamos que el porcentaje aumente, lo que significa que este problema de control deficiente se verá con mayor frecuencia en la práctica clínica de rutina ".

La Dra. Longo y sus colegas utilizaron datos de 1511 niños con asma, de entre dos y 16 años, de cinco estudios - Todos estaban usando CSI y una mala respuesta se asocióa uno o más ataques de asma que requirieron atención médica urgente y / o un ciclo de corticosteroides orales.

Los investigadores obtuvieron información sobre la edad y el sexo del niño, el diagnóstico de asma, las características del asma (p. Ej., Medicación y exacerbaciones recientes), el IMC, las alergias, la exposición a desencadenantes ambientales nocivos como el tabaquismo y las variantes genéticas vinculadas al estado del IMC que se identificaron a partir del ADN extraído de muestras de sangre, saliva o hisopos nasales. Desarrollaron una ´puntuación de riesgo´, donde cuantas más variantes genéticas relacionadas con el IMC tenía un niño, mayor era su puntuación.

Utilizaron la puntuación de riesgo genético para predecir aumentos y disminuciones en las puntuaciones z del IMC de los niños. El puntaje z del IMC calcula en qué medida y en qué dirección se desvía el IMC de cada niño del valor "normal" promedio para un niño de la misma edad y sexo que está creciendo a un ritmo saludable. Una puntuación z de IMC superior a 1 sugiere que un niño está en riesgo de tener sobrepeso, una puntuación superior a 2 indica que el niño tiene sobrepeso y una puntuación superior a 3 sugiere que el niño es obeso.

La Dra. Longo utilizó las puntuaciones z del IMC pronosticadas para evaluar las diferencias entre los niños en cuanto a cómo respondían a los CSI, un enfoque conocido como "asignación al azar mendeliana". Si hubo más ataques de asma en niños con una puntuación z de IMC alta (es decir, tenían más variantes genéticas relacionadas con la susceptibilidad a una puntuación z de IMC más alta y tenían sobrepeso u obesidad) que en niños con una puntuación z de IMC baja, significaba que era más probable que se debiera a su IMC más que a otros factores externos o ambientales.

"En los 1511 niños con asma que tomaban CSI, el puntaje z del IMC promedio fue de 0.69 y 318 (21%) eran obesos. Aunque la respuesta deficiente a los ICS osciló entre el 20% y el 80% entre los cinco estudios internacionales, mostramos sistemáticamente que la proporción de niños con una respuesta deficiente a los ICS aumentó más del doble por cada aumento de una unidad en la puntuación z del IMC ", indicó.

"Estos resultados sugieren que los médicos deben adoptar un enfoque más personalizado para tratar a los niños con sobrepeso y obesidad. Los pediatras y los especialistas en asma deben ser conscientes de que los niños con un IMC más alto podrían estar tomando corticosteroides inhalados sin ningún beneficio. Sin embargo, queda por investigar si los tratamientos alternativos, como los biológicos, son más efectivos en este subgrupo de niños", añadió

"Para los niños y sus padres, nuestros resultados arrojan luz sobre las razones por las que algunos niños pueden no responder a su inhalador de esteroides como se esperaba, especialmente si tienen ataques de asma más frecuentes de lo esperado después de comenzar esta terapia. Nuestros resultados también podrían ser el catalizador que los padres y sus hijos necesitan para modificar su dieta y aumentar el ejercicio. Esto podría mejorar el estado del IMC del niño y su respuesta a los esteroides inhalados ".

Un gen relacionado

Las limitaciones del estudio incluyen el hecho de que en cuatro de los cinco estudios, los datos se recopilaron en un momento determinado, por lo que los investigadores no siempre pudieron confirmar qué sucedió primero: el tratamiento con ICS o el ataque de asma. Además, si bien muchos de los niños incluidos en los estudios fueron tratados durante algún tiempo antes de determinar si cumplían con los criterios de mala respuesta a los CSI, es posible que algunos hayan comenzado el tratamiento con CSI debido al hecho de que habían tenido una exacerbación previa.

"Descubrimos que una variante particular en el gen NEGR1 era significativamente más común en niños obesos que en niños no obesos. Esta variante se ha relacionado con la disfunción de una hormona llamada leptina que regula la sensación de hambre. Esto podría sugerir que la disfunción de la leptina podría ser un culpable potencial de la mala respuesta de los CSI en niños con asma relacionada con la obesidad ", señaló.

El presidente del Consejo Científico de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias, Chris Brightling, subrayó que "esta investigación arroja luz sobre la compleja interacción entre los genes, el peso y la respuesta a los corticosteroides inhalados, lo que subraya la necesidad de combinar los tratamientos farmacológicos con modificaciones en el estilo de vida y la dieta. Los formuladores de políticas, los proveedores de atención médica y las familias deben hacer mucho más para abordar la creciente epidemia de obesidad en los jóvenes".

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Nuestros Podcasts