Publicidad
Publicidad

El sedentarismo potencia la mortalidad por accidente cerebrovascular

La Asociación Americana del Corazón recomienda a los adultos menores de 60 años realizar al menos 2,5 horas de actividad física de intensidad moderada por semana.

La poca actividad física en adultos menores de 60 años conlleva un mayor riesgo de accidente cerebrovascular que en las personas más activas físicamente, según una nueva investigación publicada en la revista ´Stroke´, de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés). Si bien las muertes relacionadas con ...

La poca actividad física en adultos menores de 60 años conlleva un mayor riesgo de accidente cerebrovascular que en las personas más activas físicamente, según una nueva investigación publicada en la revista ´Stroke´, de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

Si bien las muertes relacionadas con ccidentes cerebrovasculares disminuyeron en 2010 entre los adultos de más de 65 años. Sin embargo, la muerte por accidente cerebrovascular parece estar aumentando entre los adultos más jóvenes, de 35 a 64 años, con un incremento de 14,7 por cada 100.000 adultos en 2010 a 15,4 por 100.000 en 2016. Casi 9 de cada 10 accidentes cerebrovasculares podrían atribuirse a factores de riesgo modificables, como los comportamientos sedentarios.

El autor del estudio, Raed A. Joundi, MD, D. Phil., miembro del Departamento de Neurociencias Clínicas de la Facultad de Medicina Cumming de la Universidad de Calgary en Canadá, señaló al respecto que "El tiempo sedentario es la duración de las actividades de vigilia que se realizan sentados o acostados. El tiempo de ocio sedentario es específico de las actividades sedentarias que se realizan sin estar en el trabajo. Es importante comprender si una gran cantidad de tiempo sedentario puede provocar un accidente cerebrovascular en personas jóvenes, ya que un accidente cerebrovascular puede causar una muerte prematura o afectar significativamente la función y la calidad de vida ".

En el referido estudio, los investigadores revisaron información sobre la salud y el estilo de vida de 143.000 adultos sin accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca o cáncer que participaron en la Encuesta de salud comunitaria canadiense en los años 2000, 2003, 2005, 2007-2012. Los investigadores siguieron a los participantes durante un promedio de 9,4 años (hasta el 31 de diciembre de 2017) e identificaron accidentes cerebrovasculares a través de vínculos con registros hospitalarios.

Revisaron la cantidad de tiempo dedicado cada día a actividades sedentarias de ocio (horas dedicadas a la computadora, leyendo y viendo televisión) y las dividieron en categorías de menos de cuatro horas por día; de cuatro a menos de seis horas al día; de seis a menos de ocho horas al día; y ocho horas o más al día. También dividieron la actividad física en cuartiles, o cuatro categorías iguales, donde el cuartil más bajo era el menos activo físicamente y equivalente a salir a caminar durante 10 minutos o menos al día. "Una caminata de 10 minutos o menos por día es menos de la mitad de lo que recomiendan las pautas de actividad física de la American Heart Association", dijo Joundi

Principales hallazgos del estudio

Durante el período de seguimiento, un promedio de 9,4 años, se produjeron 2.965 accidentes cerebrovasculares. Casi el 90% de ellos fueron accidentes cerebrovasculares isquémicos, el tipo de accidente cerebrovascular más común, que ocurre cuando se obstruye un vaso que suministra sangre al cerebro.

El tiempo medio de ocio sedentario diario entre todos los participantes fue de 4,08 horas. Los individuos de 60 años o menos tenían un tiempo de ocio sedentario promedio de 3.9 horas por día. El tiempo medio diario de ocio sedentario fue de 4,4 horas para los adultos de 60 a 79 años y de 4,3 horas para los de 80 años o más.

Los adultos de 60 años o menos que tenían poca actividad física e informaron ocho o más horas de tiempo libre sedentario al día tenían un riesgo 4,2 veces mayor de accidente cerebrovascular en comparación con los que informaron menos de cuatro horas diarias de sedentario.

El grupo más inactivo, los que informaron ocho o más horas de tiempo sedentario y poca actividad física, tenían 7 veces más riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con los que informaron menos de cuatro horas de tiempo sedentario al día y niveles más altos de actividad física.

"Los adultos de 60 años o menos deben ser conscientes de que un tiempo muy alto de sedentarismo con poco tiempo dedicado a la actividad física puede tener efectos adversos en la salud, incluido un mayor riesgo de accidente cerebrovascular", dijo Joundi. "La actividad física tiene un papel muy importante, ya que reduce el tiempo real de sedentarismo y también parece disminuir el impacto negativo del exceso de tiempo sedentario. Las recomendaciones de los médicos y las políticas de salud pública deben enfatizar el aumento de la actividad física y un menor tiempo de sedentarismo entre los adultos jóvenes en combinación con otros hábitos saludables para reducir los riesgos de eventos cardiovasculares y derrames cerebrales".

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts