Publicidad
Publicidad

Asocian la mejora de la calidad del aire con la salud cerebral

Se ha obtenido evidencias de que reducir la contaminación, especialmente las partículas finas en el aire y los contaminantes de la quema de combustible, se asocia con un menor riesgo de demencia por todas las causas y de enfermedad de Alzheimer.

Mejora de la calidad del aire puede mejorar la función cognitiva y reducir el riesgo de demencia, según varios estudios presentados en la Conferencia de Alzheimer Asociación Internacional (CIAC ) que se está celebrando, de manera virtual, estos días en Denver (EEUU). Informes anteriores habían relacionado la exposición a la contaminación ...

Mejora de la calidad del aire puede mejorar la función cognitiva y reducir el riesgo de demencia, según varios estudios presentados en la Conferencia de Alzheimer Asociación Internacional (CIAC ) que se está celebrando, de manera virtual, estos días en Denver (EEUU).

Informes anteriores habían relacionado la exposición a la contaminación del aire a largo plazo con la acumulación de placas cerebrales relacionadas con la enfermedad de Alzheimer, pero esta es la primera evidencia acumulada de que reducir la contaminación, especialmente las partículas finas en el aire y los contaminantes de la quema de combustible, se asocia con un menor riesgo. de la demencia por todas las causas y la enfermedad de Alzheimer.

Tanto el aumento de los niveles de contaminación del aire como el aumento de los casos de demencia son crisis de salud pública en todo el mundo. Si bien la investigación ha vinculado la calidad del aire y la cognición anteriormente, los nuevos datos constatan que los contaminantes del aire pueden afectar la demencia y los efectos que podría tener su reducción para la salud del cerebro a largo plazo.

Principales hallazgos

De estos estudios cabe destacar, por un lado, que la reducción de partículas finas (PM2.5) y contaminantes relacionados con el tráfico (NO2) por 10% del estándar actual de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) durante 10 años se asoció con reducciones del 14% y 26% en el riesgo de demencia, y una reducción cognitiva más lenta. disminución, en mujeres estadounidenses mayores. Estos beneficios ocurrieron en mujeres independientemente de su edad, nivel de educación, la región geográfica donde vivían y si tenían enfermedad cardiovascular.

Asimismo, la reducción de la concentración de PM2.5 durante 10 años se asoció con una reducción del riesgo de demencia por todas las causas en los franceses en un 15% y de la enfermedad de Alzheimer en un 17% por cada microgramo de contaminante gaseoso por metro cúbico de aire (µg / m3). en PM2.5.

Por otra parte, la exposición a largo plazo a los contaminantes del aire se asoció con niveles más altos de beta amiloide en la sangre en una gran cohorte de EE. UU., Lo que muestra una posible conexión biológica entre la calidad del aire y los cambios físicos del cerebro que definen la enfermedad de Alzheimer.

"Sabemos desde hace algún tiempo que la contaminación del aire es mala para nuestro cerebro y nuestra salud en general, incluida una conexión con la acumulación de amiloide en el cerebro", dijo Claire Sexton, directora de programas científicos y divulgación de la Asociación de Alzheimer. "Ahora estamos comprobando datos que muestran que mejorar la calidad del aire en realidad puede reducir el riesgo de demencia. Estos estudios demuestran la importancia de las políticas y las acciones de los gobiernos locales y federales, y las empresas, que abordan la reducción de los contaminantes del aire".

Para investigar esto más a fondo, Xinhui Wang, profesor asistente de investigación en neurología en la Universidad del Sur de California, y su equipo investigaron si las mujeres mayores que viven en lugares con una mayor reducción de la contaminación del aire pueden tener un deterioro más lento en su función cognitiva.

"Nuestros hallazgos son importantes porque refuerzan la evidencia de que los altos niveles de contaminación del aire exterior en la edad adulta dañan nuestro cerebro y también brindan nueva evidencia de que al mejorar la calidad del aire podemos reducir significativamente el riesgo de deterioro cognitivo y demencia", según Wang, "Los posibles beneficios encontrados en nuestros estudios se extendieron a una variedad de habilidades cognitivas, lo que sugiere un impacto positivo en múltiples regiones cerebrales subyacentes", concluyó

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts