Publicidad
Publicidad

Investigan sobre las secuelas a largo plazo en niños hospitalizados por COVID-19

Una cuarta parte de los niños experimentó síntomas persistentes meses después de la hospitalización por infección aguda por coronavirus

Investigadores de un Consorcio internacional de infecciones emergentes y respiratorias agudas graves (ISARIC) han llevado a cabo un estudio con el objetivo de evaluar los resultados a largo plazo en niños previamente hospitalizados con COVID-19 y factores de riesgo asociados. Se trata del estudio de cohorte pediátrico prospectivo más grande con ...

Investigadores de un Consorcio internacional de infecciones emergentes y respiratorias agudas graves (ISARIC) han llevado a cabo un estudio con el objetivo de evaluar los resultados a largo plazo en niños previamente hospitalizados con COVID-19 y factores de riesgo asociados.

Se trata del estudio de cohorte pediátrico prospectivo más grande con el seguimiento más prolongado, que evalúa la prevalencia de síntomas y la duración de la COVID prolongado en niños y adolescentes con infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio después del alta hospitalaria.

Los investigadores entrevistaron telefónicamente a padres de 518 niños con edades entre 0 a 18 años que habían sido ingresados por COVID-19 en el hospital clínico municipal de Z.A. Bashlyaeva Children´s en Moscú entre abril y agosto de 2020.

De los resultados, publicados en ´European Respiratory Journal" se desprende que una cuarta parte de los niños experimentó síntomas persistentes meses después de la hospitalización por infección aguda de COVID-19, y casi uno de cada diez mostró afectación de distintos órganos. La edad avanzada y las enfermedades alérgicas se asociaron con un mayor riesgo de síntomas persistentes durante el seguimiento. Los síntomas mayormente declarados fueron fatiga 10,6% (53/498), problemas para conciliar el sueño, 7,2% (36/501) y cambios en su gusto y/o olor 6,2% (29/467).

Aunque muchos experimentaron este tipo de síntomas, entre ellos, fatiga, alteraciones del gusto y del olfato, problemas respiratorios y del sueño, pérdida del cabello y dolores de cabeza en el momento del alta hospitalaria, se observó una disminución constante en la prevalencia de los síntomas a largo plazo.

"Los datos recopilados sugieren el riesgo de secuelas a largo plazo en niños y adolescentes, y la necesidad de ampliar los estudios sobre la COVID-19 prolongada en diversas poblaciones, incluyendo niños, y etiología para determinar cuáles están en riesgo y poder prestar un apoyo rápido", señaló la Dra. Louise Sigfrid, investigadora clínica de la Universidad de Oxford y de ISARIC.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts