Publicidad
Publicidad

Un tercio de niños que han sufrido una conmoción cerebral podrían desarrollar un posterior problema de salud mental

Expertos consideran que la salud mental debe incluirse como parte de la evaluación y el tratamiento estándar de una conmoción cerebral pediátrica.

Una investigación dirigida por el Murdoch Children´s Research Institute (MCRI) y publicada en el British Journal of Sports Medicine, analizó la relación que puede existir entre la salud mental y la conmoción cerebral ...

Una investigación dirigida por el Murdoch Children´s Research Institute (MCRI) y publicada en el British Journal of Sports Medicine, analizó la relación que puede existir entre la salud mental y la conmoción cerebral pediátrica. La conmoción cerebral es considerada un problema de salud pública cada vez mayor dado que un tercio de niños sufren una lesión en la cabeza antes de los 13 años.

En el estudio publicado en el ´British Journal of Sports Medicine´ se indica que hasta un 36,7 por ciento de menores experimentaron niveles significativamente altos de problemas de internalización como retraimiento, ansiedad, depresión y estrés postraumático y un 20 por ciento de problemas de externalización como agresión, problemas de atención e hiperactividad después de una conmoción cerebral en comparación con los niños sanos o que sufrieron otras lesiones como una fractura de brazo.

La investigación indicó, asimismo, que el 29 por ciento de los niños con un diagnóstico de salud mental previo a la lesión recibieron un nuevo diagnóstico después de una conmoción cerebral. Hasta un 26 por ciento sin problemas de salud mental previos desarrollaron síntomas. Si bien surgieron mejoras significativas en la salud mental entre tres y seis meses después de la lesión, una minoría de niños experimentó síntomas persistentes durante varios años después.

Según la investigadora de MCRI de la Universidad de Monash Alice Gornal, "a pesar de la alta incidencia de conmociones cerebrales entre niños y adolescentes, identificar a los que corren el riesgo de tener dificultades después de una conmoción cerebral sigue siendo un desafío importante para los médicos", indicó. "Además, los niños tardan el doble de tiempo en recuperarse de una conmoción cerebral que los adultos, y uno de cada cuatro niños experimenta síntomas más allá de un mes después de la lesión", añadió.

Los hallazgos se producen después de un estudio reciente, dirigido por MCRI y publicado en The Journal of Head Trauma Rehabilitation , que encontró que tener una lesión cerebral traumática en la primera infancia se asoció con puntajes de coeficiente intelectual más bajos que persisten hasta siete años después de la lesión.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts