Publicidad
Publicidad

Un mineral "magnético" podría protegernos de los metales pesados en mariscos

Los mariscos saben muy bien y son saludables en esencia, pero contienen metales pesados como el cadmio y el mercurio que pueden dañar la salud. ¿Sabías que el micronutriente selenio, que también se obtiene del pescado y los mariscos, se une a estos metales y evita que causen daños?

En Navidad, en España, es tradición comer gambas y langostinos, pero a pesar de lo sabrosos que son estos alimentos, también hay un lado negativo: los mariscos en general son una fuente de metales pesados como el cadmio y el mercurio que son neurotoxinas con el potencial de causar daño ...

En Navidad, en España, es tradición comer gambas y langostinos, pero a pesar de lo sabrosos que son estos alimentos, también hay un lado negativo: los mariscos en general son una fuente de metales pesados como el cadmio y el mercurio que son neurotoxinas con el potencial de causar daño a la salud. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Aecosan) recomendó recientemente a los españoles que limiten su consumo de mariscos como una forma de reducir su exposición a estas toxinas ambientales. Pero hay algo más, en este caso positivo porque los mariscos también contienen un micronutriente llamado selenio, y este mineral en particular tiene un papel protector que la mayoría de las personas desconocen.

Desactiva el mercurio

El selenio tiene afinidad por los metales pesados como el mercurio y el cadmio y se adhiere a ellos como un imán. Si tomamos mercurio, por ejemplo, el selenio se une a este metal pesado en particular en una relación 1: 1, lo que significa que una molécula de selenio se une a una molécula de mercurio y la convierte en un compuesto relativamente inerte conocido como seleniuro de mercurio. La buena noticia es que el seleniuro de mercurio no puede reaccionar en el cuerpo de la misma manera que el mercurio libre. En otras palabras, su impacto nocivo se ha reducido.

Obtener suficiente selenio es vital

El selenio también se une al cadmio y protege contra el impacto perjudicial que este metal puede tener en el cuerpo. La capacidad de unirse a metales pesados se denomina efecto antagonista y, por lo tanto, el selenio se conoce como antagonista de metales pesados. Según el Dr. Nicholas Ralston, PhD, bioquímico y biólogo que trabaja en la Universidad de Dakota del Norte, EE. UU., Es vital tener suficiente selenio en el cuerpo para proporcionar la protección requerida contra estos metales pesados.

Apoya las funciones vitales del cuerpo

Lo que es importante saber es que el selenio, que está unido a los metales pesados, deja de estar disponible para sus otros fines útiles, como el apoyo a las selenoproteínas dependientes de selenio en el cuerpo. Tenemos alrededor de 25-30 selenoproteínas diferentes en el cuerpo, y llevan a cabo funciones tales como asegurarse de que nuestro sistema inmunológico y la glándula tiroides funcionen correctamente, garantizar la formación normal de espermatozoides en los hombres y manejar muchas otras funciones vitales, como proteger las células contra la oxidación estrés, inflamación e incluso cáncer.

¿Cuánto necesitamos?

Los científicos generalmente están de acuerdo en que un adulto necesita alrededor de 100-125 microgramos de selenio al día para saturar la gran cantidad de selenoproteínas que necesitan este nutriente para funcionar correctamente. Comer una dieta equilibrada con buenas fuentes de selenio como mariscos, nueces, granos enteros y carne es una buena manera de aumentar su consumo de selenio. Sin embargo, también puede ser una buena idea tomar un complemento, ya que los niveles de selenio en las dietas europeas son generalmente más bajos que en otras partes del mundo. Al elegir selenio, hay que asegurarse de tomar selenio orgánico y preferiblemente en forma de levadura de selenio, que se sabe que es sustancialmente más biodisponible que otras formas de selenio.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.