"No es posible separar ni la investigación ni la docencia de la actividad clínica connatural al hospital"


30-01-2018
El Hospital Universitario La Paz se sitúa como uno de los complejos asistenciales más importantes del país. Entre sus principales méritos destaca liderar los trasplantes pediátricos en Europa y sumar el mayor número de Centros, Servicios y Unidades de Referencia (CSUR). Conversamos con su director médico, José María Muñoz.
 

Actualmente, la dirección del Hospital Universitario La Paz (HULP) dispone de cuatro divisiones: la dirección de enfermería, la dirección de gestión, la dirección de recursos humanos y la dirección médica, a cuyo frente está el doctor José María Muñoz y Ramón, médico y gestor sanitario que cuenta con la colaboración de varios subdirectores para los servicios médicos, quirúrgicos y centrales, además de la subdirección del Hospital de Cantoblanco, la subdirección del Hospital Carlos III y la subdirección de continuidad asistencial; en coordinación con el director gerente del hospital, el doctor Rafael Pérez-Santamarina, y los  dos subgerentes, que también son médicos.

Como explica Muñoz y Ramón, "La Paz es centro de referencia en prácticamente todas las especialidades clínicas y quirúrgicas. Con especial mención a neurocirugía, cirugía torácica, cirugía cardiaca y cirugía maxilofacial, entre otras, para aquellos hospitales de la Comunidad de Madrid que no cuentan con estos servicios". Junto a otros procesos y procedimientos en los que el HULP ofrece una mayor experiencia que el resto de hospitales. Como media, el 30% de los pacientes atendidos en La Paz proceden de otras áreas sanitarias, porcentaje que llega al 50% en el Hospital Infantil. En cuanto al abordaje de las enfermedades raras, La Paz dispone de 23 centros, servicios y unidades de referencia (CSUR) y está en proceso para poder contar con otros tres más, dedicados a sarcomas pediátricos, enfermedad renal infantil grave con diálisis y epidermolisis ampollosa hereditaria (EAH).

La versatilidad de un director médico

A la hora de definir las funciones del director médico, el doctor considera como su principal misión facilitar el trabajo de los profesionales del centro, en todas sus dimensiones. Se trata de una posición directiva llamada a resolver cualquier contingencia o eventualidad, tenga o no una clara asignación a un servicio o unidad concreta dentro del esquema organizativo el centro. O dicho de otro modo, "la dirección médica, a través del cuadro de mandos integral y prestando atención al contrato programa, debe asegurar que el funcionamiento del hospital, y particularmente el de los servicios médicos, se desarrolle de manera siempre eficaz y segura, conforme a los objetivos institucionales y sociales".

A lo que añade que entre las responsabilidades directas de un director médico está supervisar y liderar la actividad de los servicios médicos y sus interrelaciones, la provisión de jefaturas, el funcionamiento de las comisiones clínicas, la interacción con otros centros, y una larga lista de funciones que incluye la gestión de incidencias y problemas verdaderamente heterogéneos. Como ejemplo de todo ello, el doctor Muñoz y Ramón cita las veces que se le requiere para atender casos, a veces tan ajenos a la asistencia médica, como la resolución de un problema en los sistemas mecánicos de acceso al hospital.

En el caso de La Paz, la dirección médica conlleva una misma carga de responsabilidad y satisfacción por ser el hospital público de mejor reputación en España, en palabras de su responsable. Como resultado de "poner una vocación y todos los recursos necesarios al servicio de la sociedad, con especial atención a los más altos niveles de calidad y seguridad en sus prestaciones". Siendo éxitos y desafíos a los que el director médico unió su deseo de seguir siendo un hospital de referencia y primera elección para la formación de especialistas, además de un centro de investigación plenamente reconocido a nivel internacional.

Innovaciones en marcha

En el terreno tecnológico y organizativo, la dirección médica facilita la incorporación de las innovaciones asistenciales que promueven los distintos servicios médicos. En esa dinámica destaca el Programa REX, con el que "un médico que termina su especialización en el hospital adquiere una formación avanzada en el área de interés que sea más beneficiosa para su servicio y el hospital en su conjunto". En años anteriores, el proyecto permitió ampliar y perfeccionar avances en el programa de trasplantes infantiles, la incorporación de nuevas técnicas diagnósticas y terapéuticas, la creación de un centro de simulación para formación especializada y avances en medicina personalizada, entre otras propuestas innovadoras. Excelentes propuestas a las que el REX añadió las técnicas mínimamente invasivas en la cirugía de la columna que propuso uno de sus residentes de neurocirugía al completar su especialización en el hospital.

Para leer el artículo completo, haz click en el PDF adjunto.