Publicidad
Publicidad

Advierten del mal uso de la octenidina en las heridas profundas

Su aplicación en este tipo de heridas puede provocar daño tisular severo y limitar permanentemente la función de la región afectada.

La Comisión de Fármacos de la Asociación Médica Alemana (AKDAE) ha emitido una nota en la que advierte de las serias consecuencias del uso de octenidina en el tratamiento antiséptico de las heridas profundas. La octenidina es comúnmente utilizada en heridas superficiales y del tejido mucoso antes de procedimientos diagnósticos ...

La Comisión de Fármacos de la Asociación Médica Alemana (AKDAE) ha emitido una nota en la que advierte de las serias consecuencias del uso de octenidina en el tratamiento antiséptico de las heridas profundas. La octenidina es comúnmente utilizada en heridas superficiales y del tejido mucoso antes de procedimientos diagnósticos o quirúrgicos del área bucal y ano-genital, así como en la terapia temporal de apoyo en las micosis interdigitales. Sin embargo, se han dado casos de utilización en heridas perforantes, en las que la octenidina ha causado daño tóxico al tejido por haber sido inyectada en éste mediante jeringuilla con el propósito de desinfectar la herida. Los casos de mala utilización descritos por la AKDAE han resultado en daños permanentes y limitación de la funcionalidad de la extremidad afectada. En el tratamiento de heridas agudas profundas y contaminadas la AKDAE recomienda el desbridamiento quirúrgico, cuya correcta ejecución hace innecesario el lavado.

En caso de contaminación, el uso de salino o de soluciones que contengan polihexanida estaría indicado. La terapia antibiótica profiláctica estaría indicada sólo ante la sospecha de fascitis necrotizante o ante el riesgo manifiesto de contaminación.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.