Cirugía ortopédica y Traumatología acumularon más reclamaciones de responsabilidad sanitaria en 2016


20-02-2017

El gabinete jurídico sanitario Promede determinó que esas especialidades fueron las causantes de un mayor número de reclamaciones sanitarias, tras analizar 2.000 expedientes en 2016

 

A la luz de 2.000 informes de informes de responsabilidad sanitaria y sus secuelas, la firma Promede determinó este lunes, 20 de febrero, que el análisis de la Valoración del Daño Corporal (VDC), asociado a dicha responsabilidad sanitaria, determinó que las especialidades más conflictivas fueron Cirugía ortopédica y Traumatología (18,86%), Cirugía general y del Aparato Digestivo (9,67%), Medicina Interna (8,89%), Obstetricia (6,31%), Oftalmología (6,13%), Ginecología (6,07%), Odontología (5,47%), Urología (4,98%), Urgencias (4,50%) y Neurología (3,36%).

En palabras de Luis Bernaldo de Quirós, director médico de Promede, existe un crecimiento constante que permite realizar un análisis de los distintos aspectos de la responsabilidad sanitaria con criterios estadísticamente valorables, mediante los que se puede conocer qué especialidades son las más afectadas por las reclamaciones, en cuáles urge aplicar sistemas de prevención del riesgo de demanda o en qué medida se puede facilitar la resolución extrajudicial de los conflictos sanitarios, entre otros aspectos.

Pie de foto:  Dr Luis Bernaldo de Quirós

En cuanto a los encargos de informes relativos a la Valoración del Daño Corporal derivada de Responsabilidad Sanitaria (RSVDC), las especialidades más solicitadas fueron:

Por otro lado, de las especialidades por reclamación reflejadas en dichos informes, se pudo determinar que existía normopraxis, es decir, actuación ajustada a las normas habituales y aceptadas en la práctica médica, en un 70% de los casos, destacando Cirugía General y del Aparato Digestivo con un 87,50%; Obstetricia (85,83%) y Neurología (80,88%).

Por último, respecto a las causas del procedimiento, las más significativas en el año 2016 fueron las complicaciones quirúrgicas (26,22%) y la asistencia inadecuada (22,80%), seguidas del retraso diagnóstico, las complicaciones terapéuticas y los errores de tratamiento: