Institutos y centros de investigación cada vez confían más en la colaboración público-privada


20-07-2016

En la tarde de este miércoles, 20 de julio, la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, y Farmaindustria, han celebrado un encuentro destinado a lograr un mejor encaje entre la investigación biomédica que se hace en España y la necesidad real de llegar a productos innovadores cada vez más precisos y personalizados.

 

El encuentro se celebró en la sede de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, órgano del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO), con objeto de promover la colaboración de la Industria farmacéutica con centros y unidades de investigación de excelencia. Por esta razón, la secretaria de Estado, Carmen Vela, señaló la ocasión como un momento muy propicio para que los responsables de las docenas de compañías farmacéuticas asistentes tuvieran ocasión de entablar o incrementar contactos para empezar nuevos proyectos y programas de colaboración con las instituciones públicas de investigación. En ese sentido, Vela describió este tipo de reuniones como encuentros destinados a ir mucho más allá del intercambio de tarjetas de empresa. Por esta, razón, y para ayudar a que los laboratorios pudieran elegir mejor sus socios estratégicos, la alta funcionaria les recomendó optar por aquellos centros de excelencia que pertenecen a la red Severo Ochoa y las unidades de excelencia María de Maeztu.

Como no podía ser de otro modo, Farmaindustria tuvo mucho peso en el desarrollo del encuentro, a través de las intervenciones del director técnico de la patronal, Emili Esteve, y el propio presidente de la organización empresarial, Antoni Esteve. Argumentaciones que también se vieron completadas en el coloquio con las intervenciones del director general de la entidad, Humberto Arnés, y su vicepresidente, Javier Ellena. De estos últimos, Arnés recalcó la importancia de sentar las bases de una colaboración duradera entre los laboratorios y los investigadores, misión para la que el presidente de Lilly (Ellena) pidió la necesaria constancia en el tiempo y no sólo colaborar puntualmente en ensayos clínicos más o menos  grandes.

El presidente Esteve definió como un verdadero “lujo” para el país contar con los centros de investigación seleccionados por el departamento de Carmen Vela. Por eso brindó el compromiso y la ilusión de todos los asociados de Farmaindustria para cerrar un “círculo virtuoso” en el que laboratorios e institutos investigadores puedan devolver con creces a la sociedad todo lo que ella les ha provisto con generosidad. De la misma forma, también invitó a todos los presentes a intensificar las relaciones entre las partes congregadas, ya que de las relaciones en convivencia estrecha salen los compromisos a largo plazo. Emili Esteve habló a continuación para recordar que Farmaindustria agrupa a 189 laboratorios, sumando más del 90% del sector y unas plantillas que superan los 38.000 profesionales, dedicados parte de ellos íntegramente a trabajos de I+D. Emili constató que en 2015 se rompió la barrera (psicológica) de los 1.000 millones dedicados por las farmacéuticas a actividades de investigación, correspondiendo el 41% de esos recursos a trabajos conjuntos con entidades externas.

Durante el coloquio final, participaron directores médicos, de desarrollo de nuevos productos y responsables de la máxima dirección de importantes farmacéuticas pertenecientes a Farmaindustria. Concretamente asistieron directivos de Abbvie, Alcon, Amirall, Amgen, AstraZeneca, Bayer, BMS, Casen Recordati, Celgene, Chiesi, Esteve, Ferrer, Gebro Pharma, Grupo Farmasierra, GSK, Janssen-Cilag, Lilly, Merck, MSD, Novartis, Novo Nordisk, Otsuka Pharmaceutical, P!zer, Reig Jofre, Rovi, Rubió, Sano! Pasteur MSD, Servier, Takeda y Vifor Fresenius.

Durante el desfile de centros de investigación, subieron a la mesa de ponentes los delegados de los 10 centros calificados de excelencia. Junto a grandes complejos como el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) o el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), también hablaron los representantes de otros institutos menos conocidos. Por parte del CNIO diisertó el doctor Óscar Fernández Capetillo, para confirmar los grandes proyectos que desarrolla el centro y la transversalidad de sus investigaciones para llegar a pistas terapéuticas que hagan retroceder el cáncer en España. Mientras que en nombre del CNIC tomó la palabra Julia Redondo, quien aseguró que la mitad de los fondos de los que dispone el organismo tienen origen privado, siendo sus sufragadores grandes compañías ajenas al mundo de la Salud, como multinacionales españolas de la Telefonía o suministradoras de Energía.

Completaron la jornada los responsables de los otros institutos de investigación excelentes seleccionados por el equipo de Carmen Vela. Estos fueron el Barcelona Supercomputer Center (BSC), el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB), el Instituto de Neurociencias (IN), el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), el UPF, departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud, y finalmente la unidad de Biología Estructural del Instituto de Biología Molecular  de Barcelona (UBSB). Entre todos definieron un estimulante tríptico compuesto por soluciones avanzadas en nanotecnología, terapias y diagnósticos tempranos, inmunodiagnósticos y un largo listado de nuevas tecnologías y hallazgos científicos que permiten hablar con mayor propiedad de Medicina Personalizada.

PIE DE FOTO:   Jesús Hernández Crespo, director general del Instituto de Salud Carlos III; Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D+i del MINECO; y Antoni Esteve, presidente de Farmaindustria