Publicidad
Publicidad

La cifra de diabéticos a nivel mundial se duplicará en las próximas dos décadas

En la celebración del Día Mundial de la Salud, que este año está dedicado a la diabetes, la Fundación Española del Corazón quiere recordar las consecuencias que tiene esta enfermedad en la salud cardiovascular, ya que está considerada como el séptimo factor de riesgo cardiovascular.

Este 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud que este año está dedicado a la diabetes. Por este motivo, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere recordar que la diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, el séptimo según la American Heart Association, ...

Este 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud que este año está dedicado a la diabetes. Por este motivo, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere recordar que la diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, el séptimo según la American Heart Association, por lo que su buen control es básico para frenar la incidencia de la enfermedad cardiovascular, que sigue situándose como primera causa de muerte.

Han sido muchos estudios los que han relacionado la diabetes con el aumento de la prevalencia de la enfermedad cardiovascular. “Las diversas investigaciones que se han realizado al respecto muestran un aumento de entre dos y cuatro veces el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular. Se trata de un riesgo a tener muy en cuenta, por lo que el control de la diabetes es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos hoy en día”, explica el Dr. José Luis Palma, vicepresidente de la FEC.

La diabetes afecta al sistema cardiovascular de diversas maneras: “En primer lugar”, enumera el Dr. Palma, “la diabetes implica unos niveles de glucosa en la sangre elevados (en ayunas igual o superior a 126 mg/dl), que además de dañar diversos órganos también tiene sus efectos negativos en los vasos sanguíneos, favoreciendo la aparición de arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias), lo que provoca que el paso de la sangre cada vez sea más dificultoso y puedan aparecer coágulos de sangre que las obstruyan”. “Además”, prosigue el especialista, “cuando afecta a las arterias coronarias puede provocar cardiopatía isquémica y por lo tanto angina o infarto. Asimismo, es también más común que los pacientes con diabetes vean afectado el miocardio, lo que disminuye su capacidad de contracción y pudiendo provocar insuficiencia cardiaca”.

También existe diversa bibliografía científica que resume los beneficios del buen control de la glucosa en la sangre. Así, tal y como recoge la World Heart Federation, mantener a raya la diabetes puede reducir hasta en un 42% la probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular y en un 57% el riesgo de infarto, ictus o muerte por causa cardiovascular.

A pesar de los conocidos efectos negativos de los niveles elevados de glucosa en sangre, la prevalencia de esta enfermedad sigue en aumento. Actualmente, tal y como se destacó en el estudio Di@betes, más de 5,3 millones de personas padecen en nuestro país diabetes tipo 2, de las que prácticamente la mitad lo desconoce. A nivel global ya son 366 millones de personas los que sufren esta enfermedad, cifra que espera doblarse en los próximos 20 años. 

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.