Publicidad
Publicidad

Las personas de mal carácter o actitud hostil presentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares

Según informa la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial.

La Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) ha informado de que las personas con mal carácter o que presentan una actitud hostil, así como aquellas que se caracterizan por presentar siempre una sensación continua de desconfianza, enojo o rabia, y tienen tendencia a ...

La Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) ha informado de que las personas con mal carácter  o que presentan una actitud hostil, así como aquellas que se caracterizan por presentar siempre una sensación continua de desconfianza, enojo o rabia, y tienen tendencia a mantener relaciones agresivas e inadaptadas, presentan un riesgo más elevado de desarrollar enfermedades cardiovasculares. 

Según la organización médica, esta mayor propensión también se da en las personas con tendencia a experimentar emociones negativas y a inhibirse en la relación con los demás, especialmente si ya padecen una enfermedad cardiovascular.  

Hay otros aspectos psicosociales que también incrementan el riesgo de padecer este tipo de enfermedades y que contribuyen a su empeoramiento una vez que se sufren. La Sociedad Española de Hipertensión identifica que factores como el tener un estatus socioeconómico bajo, carecer de apoyo social o sufrir estrés, depresión o ansiedad, actúan como obstáculos para el seguimiento de los tratamientos y para mejorar el estilo de vida. El presidente de SEH-LELHA, Julián Segura, ha llamado la atención sobre el hecho de que en la mayoría de los casos estos factores de riesgo de naturaleza psicosocial no se dan por separado, sino que se agrupan en los mismos individuos. “Las personas con un estatus socioeconómico bajo o estrés crónico son también más propensos a la depresión, la hostilidad y el aislamiento social”, ha asegurado.

“Coincide, además, que estas personas son las que presentan un estilo de vida menos saludable (consumo de tabaco, alimentación poco equilibrada y menor ejercicio físico) y una peor adherencia a las recomendaciones sobre los cambios en el estilo de vida”, ha añadido el doctor Segura.  

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.