Publicidad
Publicidad

Potencial terapéutico del sulforafano en la progeria

En cultivos de fibroblastos de pacientes, el compuesto promueve la eliminación de progerina y revierte las alteraciones fenotípicas características del síndrome.

La progeria de Hutchinson–Gilford (PHG) es una enfermedad rara de envejecimiento prematuro asociado a una rápida deceleración del crecimiento en la niñez. Su causa reside en una mutación en la lamina A, que da lugar a una proteína más corta llamada progerina y que es sintetizada constantemente a pesar de ...

La progeria de Hutchinson–Gilford (PHG) es una enfermedad rara de envejecimiento prematuro asociado a una rápida deceleración del crecimiento en la niñez. Su causa reside en una mutación en la lamina A, que da lugar a una proteína más corta llamada progerina y que es sintetizada constantemente a pesar de carecer de toda funcionalidad. Investigadores de la Universidad Politécnica de Múnich, dirigidos por Karima Djabali, han descubierto que una deficiencia en los mecanismos de eliminación de proteínas defectuosas es un factor adicional que contribuye al desarrollo de la enfermedad y que esta deficiencia puede ser compensada con sulforafano, un antioxidante derivado del brócoli, que reactiva la degradación de las proteínas disfuncionales. En la comparación cuantitativa de extractos nucleares de fibroblastos normales y de pacientes con PHG, los investigadores hallaron hasta 75 proteínas expresadas diferencialmente, 28 de las cuales pudieron ser asignadas de manera inequívoca a al menos 4 grandes categorías biológicas entre las que se incluyen la degradación de otras proteínas a través del complejo conocido como proteasoma. Se constató que, en condiciones normales,  la actividad de este último decrecía con el número de recultivos de los fibroblastos de PHG, con aparición progresiva de las alteraciones citológicas características de la enfermedad.

La incubación de los fibroblastos con sulforafano redujo el número de protrusiones de la membrana nuclear y la presencia de progerina asociada a la misma. Sólo un 15% de los fibroblastos de PHG exhibieron progerina asociada al núcleo tras el tratamiento. Éste se asoció, además, a un incremento de la eficiencia de reparación del ADN dañado, reflejada por el aumento y normalización de la distribución de los factores de reparación 53BP1 y RAD51 en el núcleo celular. Los cambios beneficiosos se hicieron aún más patentes con la presencia de sulforafano en el cultivo a lo largo de meses. Este es el primer trabajo que demuestra que un compuesto biológico pequeño aumenta la actividad proteasomal , reduce el daño al ADN y mejora la tasa de crecimiento celular en células de pacientes con PHG.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.