Publicidad
Publicidad

La telemedicina ha llegado para reconstruir el sistema sanitario

Las tecnologías de la Salud vienen para ayudarnos en la atención a los pacientes. La telemedicina no es tecnología únicamente, sino un proceso que va cambiando, en el que no podemos olvidar la legislación. Hay que facilitar el trabajo a los profesionales.

El espacio e-Health, del 43º Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna, acogió la mesa Controversias en la aplicación de la Telemedicina. Fue moderada por César Morcillo Sierra, del Servicio de Medicina Interna del Hospital CIMA Sanitas (Barcelona). Montserrat García Cors, del Servicio de Medicina Interna, de Clínica Aptima ...

El espacio e-Health, del 43º Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna, acogió la mesa Controversias en la aplicación de la Telemedicina. Fue moderada por César Morcillo Sierra, del Servicio de Medicina Interna del Hospital CIMA Sanitas (Barcelona). Montserrat García Cors, del Servicio de Medicina Interna, de Clínica Aptima (Barcelona), expuso las oportunidades asociadas a la Telemedicina en medicina interna. "Las tecnologías de la información nos permiten un intercambio de información válida", dijo. La Salud digital requiere de productos de software.

Estamos en los tiempos en los que la población ha envejecido, hay problemas de acceso a los servicios, hacen falta médicos y las tecnologías de la Salud vienen para ayudarnos. Es lo que se llama la cuarta revolución industrial, que nos lleva a un cambio de paradigma. "Estamos bien preparados para la atención aguda, pero no para los crónicos. Necesitamos un contacto previo y ver si la atención puede ser en el domicilio, primaria o secundaria", comentó. El objetivo es que los pacientes tengan la mejor atención posible.

la-telemedicina-ha-llegado-para-reconstruir-el-sistema-sanitario

Aseveró que la atención médica será diferente y que tenemos que pararnos para lo que vendrá, que las pandemias cada vez serán más frecuentes. "Nosotros tenemos que innovar, que no es una cuestión de tecnología, sino de cultura. La telemedicina no es tecnología únicamente, sino un proceso que va cambiando, en el que no podemos olvidar la legislación. Hay que facilitar el trabajo a los profesionales", expresó. En la telemedicina se hace una visita médica, con la diferencia de que el paciente está a través de la pantalla. Se necesita una historia médica de calidad y es muy importante que los informes se escriban bien en la historia clínica informatizada. Lo que ayudan son los dispositivos que se comunican con los ordenadores y con los propios médicos. Hay unos receptores, una transferencia de datos y la red donde se guardan los datos. De las aplicaciones se hablará mucho. Tienen que definirse alertas precisas.

Avisó de que "lo que crea valor es la colaboración de médicos y pacientes". Por ello, hay que diseñar herramientas conjuntamente. Cuando la colaboración es fluida es el propio empoderamiento del paciente lo que dará el éxito del programa de telemedicina. Defendió que la medicina es humanizada porque detrás está un humano. Se aumenta la eficiencia de las consultas y la accesibilidad para los pacientes. Hay que priorizar a quién ver presencialmente y a quién en teleconsulta. Hay artículos que dicen que hasta el 75% de los pacientes puede ser visto en teleconsulta. García Cors pensó que ese porcentaje es muy elevado. Un factor de fracaso es que los médicos no estén cómodos con la telemedicina. En el hospital del futuro, "todo lo que es automatizable se automatizará". Su conclusión fue que la telemedicina "es un proceso en el que participamos todos". Hay que estar donde está el paciente. "La telemedicina ha llegado para reconstruir el sistema sanitario", zanjó.

la-telemedicina-ha-llegado-para-reconstruir-el-sistema-sanitario

Ramón Puchades Rincón de Arellano, del Servicio de Medicina Interna del Hospital La Paz (Madrid), desarrolló los peligros de la Telemedicina en el ejercicio asistencial. Respecto a las barreras clínicas, una de las propuestas fue formar en autoexploración. Otra duda que planteó es si se diagnostica bien. La concordancia, según un estudio al que se refirió, está en torno al 80%. Recordó que existen grupos que pueden no tener acceso a cierta tecnología y podrían verse excluidos. Igualmente, mencionó la protección de datos en el apartado de peligros. En España, no existe una normativa concreta que regule la telemedicina. Una pregunta que hay que hacerse es si la telemedicina está indicada para el paciente en cuestión al que se va a atender. Del mismo modo, si es necesaria una exploración del paciente.

Sus mensajes fueron que la telemedicina es una herramienta de comunicación complementaria; que hay que individualizar, con una selección adecuada y salvando la brecha digital; que hay unas barreras clínico-tecnológicas, médico-paciente-institución); y riesgos de seguridad y legales, como ausencia de legislación específica.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.