Publicidad
Publicidad

Los médicos de urgencias y emergencias demandan un pacto estatal por la sanidad pública

El comunicado pretende alcanzar un pacto de consenso, con la implicación de todos los actores, y con el objetivo de solucionar el grave problema de gestión y recursos humanos por el que atraviesa en Sistema Nacional de Salud.

Desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias -SEMES-, y en representación de los más de 25.000 hombres y mujeres dedicados a los servicios de Urgencias y Emergencias, y tras valorar la actual y crítica situación por la que atraviesa el Sistema Nacional de Salud, se solicita al ...

Desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias -SEMES-, y en representación de los más de 25.000 hombres y mujeres dedicados a los servicios de Urgencias y Emergencias, y tras valorar la actual y crítica situación por la que atraviesa el Sistema Nacional de Salud, se solicita al Gobierno de España la elaboración, negociación y firma de un Pacto de Estado por la Sanidad Pública implicando a todos los actores.

Un tratado basado en el espíritu de consenso y en el compromiso social, garante de la sanidad pública de calidad, segura y universal que pueda asegurar la permanencia del Estado de Bienestar, no solo para todos los ciudadanos y ciudadanas de hoy, sino también para las generaciones futuras.

Por otra parte, se condena cualquier uso partidista o utilización del Sistema Sanitario en beneficio propio o por intereses basados en mantener cuotas de poder.

Solidaridad con todos los profesionales sanitarios

SEMES expresa su respeto y solidaridad hacia todos los compañeros y compañeras de profesión y, especialmente, a los médicos de familia dedicados a un ámbito sanitario tan importante como el de la Atención Primaria, incluyendo los centros de atención continuada, también conocidos como urgencias extrahospitalarias.

El futuro que viene si no se toman medidas

La falta manifiesta de médicos y enfermeras que va a empeorar con las jubilaciones previstas y con la fuga de talentos de los médicos jóvenes, derivada de unas condiciones laborales poco razonables, de la incapacidad de atracción de algunas especialidades (en especial, medicina de familia, que no ha cubierto todas las plazas de MIR ofertadas) y de la imposibilidad de satisfacer la vocación de muchos estudiantes. En concreto, España es una anomalía europea e internacional, y todavía no tiene reconocida la especialidad de medicina de urgencias y emergencias (solo la tiene en el ámbito militar), los estudiantes que quieran ejercer en este ámbito o emigran o se ven forzados a estudiar otra especialidad (principalmente, medicina de familia) que nunca van a ejercer. Así, se permite una dinámica perversa de mal uso de recursos públicos, invirtiendo en la formación de médicos que van a acabar trabajando en otros países o en campos para los que no se han formado debidamente contribuyendo, además, a la inflación de médicos de familia, teniendo un número de médicos de familia irreal, ya que muchos de ellos pasan por la especialidad obligados y sin intención de ejercerla, aumentando con ello al déficit actual de médicos para los centros de salud.

Así pues, esta deficiente gestión de recursos humanos, junto a una insuficiente financiación, pone en evidencia la necesidad de afrontar reformas estructurales del Sistema Nacional de Salud, que ordenen y regulen debidamente tanto los servicios de atención primaria como los servicios de urgencias y emergencias, los dos puntales fundamentales de la sanidad de nuestro país, antes de que sea demasiado tarde para todos.

El principal deseo de SEMES como organización es contribuir para que el Sistema Sanitario español sea eficaz, de calidad y seguro; y tenga capacidad de dar respuesta a todos los pacientes.

Situación de los servicios de Urgencias y Emergencias en España

El Dr. Tato Vázquez Lima, presidente de SEMES puntualiza que "en la medicina de Urgencias y Emergencias, a la exigencia de excelencia en el diagnóstico y la atención, hay que añadir la tensión permanente que conlleva el tener la vida del paciente en nuestras manos, de manera tiempo-dependiente. Por ello, observamos con temor el potencial impacto devastador que tendría un eventual colapso de la Atención Primaria sobre nuestros servicios, altamente desgastados, tras estos años de pandemia, atendiendo al 100% de los pacientes durante 24 horas y todos los días del año".

Actualmente, estos servicios se encuentran tensionados, con una capacidad de absorción de pacientes notablemente limitada puesto que ya se atiende un 20% más de pacientes de media (incluso un 30% en algunas Comunidades Autónomas) respecto a cifras de 2019 y la previsión es que estos datos vayan en aumento. Por otra parte, España continúa sin reconocer la especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias, quedándose atrás respecto a la mayoría de países europeos, países anglosajones y primeras potencias mundiales.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.