Publicidad
Publicidad

El día a día de los pacientes que conviven con dolor cónico

Una encuesta realizada a 2.000 pacientes con dolor crónico en Europa muestra su enorme impacto en la vida privada y profesional.

Más de 100 millones de personas en Europa padecen dolor crónico con terapias farmacológicas, soluciones especializadas y cirugía. Según los resultados de la última encuesta realizada por Boston Scientific, el 59% de pacientes en nuestro país realizan alrededor de cuatro visitas a médicos de familia antes de ser derivados a ...

Más de 100 millones de personas en Europa padecen dolor crónico con terapias farmacológicas, soluciones especializadas y cirugía. Según los resultados de la última encuesta realizada por Boston Scientific, el 59% de pacientes en nuestro país realizan alrededor de cuatro visitas a médicos de familia antes de ser derivados a un especialista. La empresa de tecnología médica encuestó a 2.000 pacientes con dolor en Gran Bretaña, Alemania, Italia y España.

En términos clínicos, el dolor crónico es un dolor constante que dura más de tres meses y que puede afectar a cualquier persona, a cualquier edad y en cualquier parte del cuerpo. Se podría clasificar en dos grandes categorías: dolor nociceptivo (una lesión, un corte, una quemadura) o neuropático, es decir, generado por un problema que afecta a las fibras nerviosas. En el segundo caso, la capacidad de los nervios para transmitir señales de dolor al cerebro se ve afectada. El dolor neuropático crónico más común es el dolor de espalda, pero hay una alta incidencia de fibromialgia, vulvodinia, migraña.

El dolor crónico puede tener efectos devastadores en la vida diaria y comprometer las actividades laborales, las relaciones interpersonales y la movilidad, haciendo que gestos tan sencillos como coger algo del suelo o cruzar las piernas sean imposibles para millones de personas. En España, el 33% de mujeres experimenta diariamente estos efectos.

"En la actualidad, muchas personas que padecen dolor crónico, tardan demasiado tiempo en recibir un diagnóstico y en ser remitidas a los servicios especializados en el tratamiento del dolor. La realidad es que sólo cuando se ha hecho el diagnóstico correcto se puede iniciar un tratamiento adecuado", explica el Dr. Abejón, jefe de la Unidad del Dolor, Quirón Madrid. "Si se tiene en cuenta el enorme impacto que tiene el dolor crónico en la calidad de vida de los pacientes, deberíamos aspirar a reducir al mínimo el tiempo que estas personas sufren, con el fin de que pronto puedan volver a incorporarse activamente a sus rutinas".

¿Se habla del dolor crónico?

Por norma general, a los pacientes no les gusta hablar de su dolor crónico con familia o amigos, una reticencia que preocupa al 36% de los pacientes. Los motivos son que la mayoría de los entrevistados (65%) temen no ser tomados en serio, el 34% ser juzgados y el 58% cree aburrir a los interlocutores al hablar de su dolor. Un área de especial confidencialidad se refiere al ámbito profesional, donde el miedo a no ser tomado en serio afecta al 34% de los pacientes mientras que el 37% teme que el dolor crónico pueda tener un impacto desfavorable en las oportunidades de trabajo.

Pocos pacientes acuden al especialista

La tendencia a infravalorar el problema está muy extendida en toda Europa. Según los datos, el 35% de los pacientes de los 4 países participantes en la encuesta no han acudido nunca a un especialista en dolor crónico.

La encuesta también revela que el proceso de diagnóstico puede ser largo, aunque los datos reflejan que, en este sentido, en España somos mucho más rápidos respecto a los países vecinos: el 60% recibe un diagnóstico en menos de un año, mientras que en Alemania solo se da en el 46,2% de los casos, en el Reino Unido en el 43,4% y en Italia en el 37,7%. Y es que acudir a un especialista en dolor puede acelerar el tiempo de diagnóstico: el 24% de los pacientes españoles que acudieron directamente a un especialista de este tipo fueron diagnosticados en menos de un año. La mayoría (el 59% en nuestro país) acude a entre uno y cuatro médicos antes de ser remitido a los especialistas en dolor, y el 18% consultó a más de cinco médicos antes de ser remitido. Sin embargo, no hay que subestimar la importancia de los médicos de familia, ya que según muestran los datos uno de cada tres pacientes con dolor (29%) fue diagnosticado por ellos.

La variedad de tratamientos para el dolor crónico

Existen numerosos métodos de tratamiento para el dolor crónico y la mejora la vida de los pacientes, desde los medicamentos clásicos hasta los dispositivos médicos, la fisioterapia o la acupuntura. La encuesta realizada muestra que, por término medio, el 64% de los afectados toma analgésicos, el 58% antiinflamatorios, y el 22% de los pacientes recibe fisioterapia. Sólo una pequeña minoría de los encuestados ha recurrido a soluciones de tecnología médica, como la estimulación de la médula espinal, un procedimiento médico mínimamente invasivo que utiliza pulsos eléctricos suaves para enmascarar el mensaje de dolor que llega al cerebro, o la ablación por radiofrecuencia, que utiliza corriente eléctrica de alta frecuencia para calentar una pequeña zona de tejido nervioso e interrumpir las señales de dolor de esa zona específica.

Una vez que los pacientes son tratados, se observa una clara respuesta al tratamiento: mientras que casi una de cada cuatro personas (23,7%) en todos los países declara un dolor intenso antes del tratamiento, éste disminuye significativamente después del mismo hasta una media de sólo el 4,3% (3.4% en España), lo que indica que un buen tratamiento puede mejorar drásticamente la calidad de vida.

"Cada persona es diferente y siente el dolor de una manera única, por eso es importante encontrar la mejor solución individual para evitar el sufrimiento innecesario de los afectados. En Boston Scientific queremos crear una mayor conciencia sobre el dolor crónico y las posibles terapias, lo que puede suponeruna gran diferencia para muchas personas que desconocen las soluciones disponibles", afirma Vincent Sourdaine, vicepresidente de Neuromodulación para EMEA de Boston Scientific. "Estamos comprometidos a marcar una diferencia positiva en la vida de muchas más personas afectadas por la neuromodulación, y por eso invertimos continuamente en investigación y desarrollo."

Boston Scientific se compromete a ayudar a más pacientes en todo el mundo. Para ello, la multinacional ha creado un sitio web en dedicado específicamente al dolor crónico, donde los afectados pueden no solo encontrar información y opciones de tratamiento sino también contactar con expertos en dolor que pueden responder a sus preguntas sobre el tema.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.