Publicidad
Publicidad

Claves en la transición de dermatología pediátrica a adulta

Es importante instaurar o crear unidades multidisciplinares de trabajo médico-enfermería, que aún no existen en todos los hospitales españoles, para poder realizar valoraciones globales del paciente con patologías dermatológicas. La transición del paciente de Dermatología pediátrica a adulta no debe ser rígida, siendo clave en este proceso la madurez, el conocimiento de la enfermedad, así como la responsabilidad y conciencia por parte del paciente. En este sentido, la enfermería en Dermatología ofrece una atención holística, no sólo centrada en el aspecto orgánico de la enfermedad, sino también el aspecto psicosocial de ésta.

Las unidades multidisciplinares médico-enfermería en dermatología se han convertido en fundamentales para hacer una valoración global del paciente en patologías de este tipo como la psoriasis o la dermatitis atópica. Estas son algunas de las conclusiones que se han puesto sobre la mesa en la jornada `Avanzando en el cuidado de ...

Las unidades multidisciplinares médico-enfermería en dermatología se han convertido en fundamentales para hacer una valoración global del paciente en patologías de este tipo como la psoriasis o la dermatitis atópica.

Estas son algunas de las conclusiones que se han puesto sobre la mesa en la jornada `Avanzando en el cuidado de los pacientes dermatológicos´, en la que han participado profesionales del Hospital Universitario La Paz (Madrid) y que ha sido organizada por la biofarmacéutica AbbVie. Este tipo de encuentros permiten el intercambio de conocimientos entre profesionales y el abordaje del paciente y su patología desde la fase pediátrica hasta la adulta.

"Estas unidades multidisciplinares de trabajo médico-enfermera, que aún no existen en todos los hospitales españoles, deberían permitir a su vez salir del ambiente hospitalario y hacer una atención domiciliaria o de más proximidad", destaca el Dr. Raúl de Lucas, jefe de la Sección de Dermatología Pediátrica del Hospital Universitario La Paz (Madrid). "

"Este trabajo en equipo es fundamental para nuestros pacientes. En este sentido, debemos poner en valor el papel clave que juega enfermería en el control, manejo y acompañamiento de pacientes con enfermedades dermatológicas", explica el Dr. de Lucas. "En concreto, con respecto a la labor de enfermería, es importante insistir en su función de acompañamiento en la valoración de las comorbilidades psicosociales que tienen las enfermedades crónicas que muchas veces los médicos no llegamos a valorar".

En lo que se refiere al papel de la enfermería en Dermatología, Yolanda Gil, enfermera del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid destaca que "médico y enfermería necesitan obligatoriamente entenderse y una mutua colaboración y respeto; ambas disciplinas tienen el deber de complementarse". En este sentido demanda la participación de enfermería en las sesiones clínicas donde se presente cada caso clínico a todo el equipo, de tal forma que su abordaje en el proceso de salud sea completo.

"Educar e informar, administrar tratamientos, detectar problemas de salud, reales o potenciales y capacitar al paciente para su autonomía y autocuidado es parte de nuestra labor", afirma Isabel María Perez Conde, enfermera pediátrica del Hospital Universitario La Paz (Madrid). "Por ello, en nuestro caso, nos centramos en mejorar la calidad de vida del paciente con enfermedad cutánea crónica, ofreciendo una atención holística, no sólo centrada en el aspecto orgánico de la enfermedad, sino también el aspecto psicosocial de ésta".

"No debemos olvidar que las enfermedades dermatológicas, a pesar de ser muy antiguas, siguen siendo grandes desconocidas", destaca Yolanda Gil. "Pienso que la sociedad no está aún preparada -en la mayoría de los casos- para la convivencia sin estigmas con pacientes con enfermedades dermatológicas, por ejemplo, con psoriasis de moderada a severa. A nivel social, las lesiones en la piel producen rechazo y confusión, ante la sospecha de que se trate de algún tipo de enfermedad infectocontagiosa".

La transición de Dermatología pediátrica a adulta

En las enfermedades dermatológicas existe una transición natural de Dermatología pediátrica a adulta puesto que, como señalan los especialistas, no existe como tal una especialidad al margen de la Dermatología que esté enfocada en los menores. "Somos dermatólogos y pertenecemos a un equipo o a un servicio en la mayoría de los casos. Una parte de nosotros se dedica de forma preferente o exclusiva -como en el caso del H.U. La Paz- al paciente pediátrico y se produce una transición natural hacia los adultos", destaca el Dr. de Lucas.

Esa transición no debe ser rígida. Adquirir madurez, saber cómo controlar la enfermedad, así como ser responsables y conscientes de la enfermedad son factores clave que marcarán esa transición. "Hay pacientes que con 14 años pueden ser vistos por el dermatólogo de adultos y, en cambio, otros en edad adulta necesitan un trabajo mucho más concienzudo, lo que ralentiza esta transición", concluye. El papel de la enfermería en Dermatología La enfermería también juega un papel relevante en esta transición.

Para ello, estos profesionales deben de disponer de los recursos necesarios, así como del tiempo para la atención del paciente pediátrico, que siempre requerirá más que el adulto. "El paciente pediátrico, por regla general, no colabora y tiene mucho miedo a los tratamientos inyectables. Esto les genera mucha ansiedad anticipatoria, de ahí la importancia del manejo de la enfermera y la destreza a la hora de manejar la situación para no hacerla traumática", advierte, Perez Conde. La piel es nuestra tarjeta de identidad ante los demás. Desde la etapa escolar, pasando por la complicada fase adolescente, a la etapa laboral, las enfermedades de la piel son un obstáculo para relacionarnos con los demás.

"La investigación en dermatología ha supuesto un antes y un después en el abordaje del paciente dermatológico. En este sentido, la enfermera en dermatología debe de actualizarse continuamente y contar con los conocimientos necesarios para saber evaluar al paciente en su totalidad, tanto física como emocional. Somos agentes docentes.", comenta Gil. El profesional de enfermería debe hacerse experto y esto requiere formación continuada en el tiempo y permanecer en la unidad asignada el tiempo necesario para su especialización. Los profesionales en este campo reclaman mejoras como favorecer la formación, así como dotar a estos profesionales de más tiempo y recursos para el trato de estos pacientes.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts