Publicidad
Publicidad

Arranca el primer registro nacional de hepatitis D de la mano de la AEHH

La hepatitis D se asocia con un mayor riesgo de cirrosis, enfermedad hepática terminal, cáncer de hígado y muerte.

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) ha creado el primer Registro de Pacientes con hepatitis D, que incluye a 213 pacientes con seguimiento activo en 15 hospitales españoles. Con una media de edad de 52 años, el 54% de estos pacientes son varones, el 57% nacieron en ...

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) ha creado el primer Registro de Pacientes con hepatitis D, que incluye a 213 pacientes con seguimiento activo en 15 hospitales españoles. Con una media de edad de 52 años, el 54% de estos pacientes son varones, el 57% nacieron en España y el 21% en Europa del Este. El tiempo medio de seguimiento fue de 6 años.

La hepatitis delta crónica es una enfermedad potencialmente mortal que solo afecta a personas infectadas por el virus de la hepatitis B (VHB). En España, según la Encuesta de Seroprevalencia del Ministerio de Sanidad un 0,22% de la población tiene infección activa por hepatitis B (cerca de 90.000 personas) mientras que en otros estudios epidemiológicos este porcentaje asciende al 0,5%. De ellos, se estima que el 5% están coinfectados con VHD. La coinfección con el VHD conduce a una enfermedad hepática más grave que el VHB por sí solo y se asocia con una progresión más rápida de la fibrosis, mayor riesgo de desarrollar cirrosis hepática y tasas más elevadas de cáncer de hígado y muerte.

El conocimiento limitado de la enfermedad y la histórica falta de tratamientos efectivos han perjudicado el cribado y conducido históricamente a altas tasas de infradiagnóstico de la hepatitis delta, así como a un diagnóstico de la enfermedad en fases tardías.

En el momento del diagnóstico, el 45% de los pacientes cuyos datos incluye el Registro tenía ya una cirrosis, el 19% presentaba hipertensión portal. Durante el seguimiento, sin embargo, un 11% y 15% adicional desarrollaron cirrosis e hipertensión portal, que es un porcentaje elevado teniendo en cuenta que la mediana de seguimiento fue de 6 años.

"En la mayoría de los centros no es posible cuantificar el ARN-VHD, por eso este registro servirá para realizar un seguimiento de un número elevado de pacientes y hacer extensible la determinación del ARN-VHD para mejorar el manejo de la infección", argumenta Sabela Lens, especialista en Gastroenterología y Hepatología y miembro de la Junta Directiva de la AEEH.

En el año 2020 la Agencia Europea del Medicamento aprobó el uso de Bulevirtide, un nuevo fármaco para el tratamiento de la infección crónica por VHD, basado en datos de ensayos clínicos de fase 2 y considerando la hepatitis delta como una enfermedad `huérfana´ desde el punto de vista de opciones terapéuticas. Sin embargo, en España esta medicación todavía no está incluida dentro del arsenal de fármacos financiados del sistema sanitario y únicamente se puede pedir como uso compasivo con importantes restricciones debido al coste. La AEEH también hace un llamamiento a las autoridades sanitarias para priorizar la inclusión de nuevos fármacos, como el bulevirtide, como alternativas terapéuticas para estos pacientes.

Desde la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) se considera que la creación de este Registro es un avance fundamental para un mayor conocimiento de la infección y un mejor manejo de la enfermedad, si bien consideran necesarias otras medidas para solucionar el problema del infradiagnóstico y el diagnóstico tardío, habida cuenta del empeoramiento que supone la coinfección con el VHD y su asociación con un mayor riesgo de cirrosis hepática y cáncer de hígado así como necesidad de trasplante hepático o muerte por estas causas.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.