Publicidad
Publicidad

Asocian entornos socioeconómicos de bajo nivel con mayor riesgo de enfermedad renal crónica

Las personas de niveles socioeconómicos más bajos que hacen ejercicio regularmente pueden reducir de manera sustancial el riesgo de sufrir una patología de este tipo.

Las personas de entornos socioeconómicos más bajos están bajo un mayor riesgo de enfermedad renal crónica, según se constata en un estudio dirigido por la Universidad de Bristol (Reino Unido) y publicado en ´The American Journal of Medicine´. El trabajo pivota sobre tres cuestiones clave: asociación entre el nivel socioeconómico bajo ...

Las personas de entornos socioeconómicos más bajos están bajo un mayor riesgo de enfermedad renal crónica, según se constata en un estudio dirigido por la Universidad de Bristol (Reino Unido) y publicado en ´The American Journal of Medicine´.

El trabajo pivota sobre tres cuestiones clave: asociación entre el nivel socioeconómico bajo y un mayor riesgo de enfermedad renal crónica; altos niveles de aptitud física reducen el riesgo de enfermedad renal crónica; y si los altos niveles de aptitud física pueden contrarrestar los efectos del bajo nivel socioeconómico en la enfermedad renal crónica.

El equipo de investigación reclutó a 2.099 hombres de 42 a 61 años sin antecedentes de enfermedad renal y evaluó su estatus socioeconómico mediante cuestionarios autoadministrados basados ​​en ingresos, educación, ocupación, nivel de vida y condiciones de vivienda. La aptitud física se evaluó mediante una prueba de ejercicio en bicicleta ergométrica, que mide el trabajo y la energía de un individuo durante el ejercicio físico.

A los participantes se les siguió durante un período de 20 años para determinar el desarrollo de la enfermedad renal crónica. El análisis de los resultados mostró que los hombres con un nivel socioeconómico bajo tenían un mayor riesgo de enfermedad renal crónica y aquellos con altos niveles de condición física tenían un riesgo reducido de enfermedad renal crónica. El riesgo de enfermedad renal crónica aumentó sustancialmente en aquellos con un nivel socioeconómico bajo y con pobres niveles de condición física. Sin embargo, el riesgo no parecía existir en aquellos con bajo nivel socioeconómico y altos niveles de aptitud física.

Enfermedad renal y actividad física

Los resultados del estudio sugieren que las personas de niveles socioeconómicos más bajos que hacen ejercicio regularmente pueden reducir de manera sustancial su riesgo de enfermedad renal crónica. La actividad física puede brindar protección para muchos resultados de salud, pero se informa ampliamente que la mayoría de las personas no cumplen con las pautas recomendadas de actividad física, entre otras cosas, porque tienen más probabilidades de no tener acceso a los recursos de actividad física.

Por otra parte, lamentan que no existan todavía pautas específicas de actividad física para la prevención de la enfermedad renal crónica mientras sí existen para personas con alto riesgo de diabetes y/o presión arterial alta.

El equipo de investigación sugiere que existe una necesidad urgente de que los responsables políticos y las partes interesadas inviertan en recursos que promuevan la actividad física en todos los sectores y que aborden las desigualdades para poder participar en la actividad física.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.