Publicidad
Publicidad

La SEGG defiende un nuevo modelo de cuidados de larga duración que se sustente en una mayor atención domiciliaria y comunitaria

Para hacer realidad el incremento de la calidad de vida de las personas mayores con dependencia se necesitan nuevas estrategias como la diseñada por SEGG "Vivir mejor en casa", enmarcada dentro del futuro modelo de cuidados de larga duración.

La permanencia en el hogar donde ha discurrido parte de la vida de la persona y la desinstitucionalización forman parte del nuevo modelo de cuidados de larga duración y del modelo de atención centrado en el mayor, en cierto modo, impulsado por la situación vivida a lo largo de la ...

La permanencia en el hogar donde ha discurrido parte de la vida de la persona y la desinstitucionalización forman parte del nuevo modelo de cuidados de larga duración y del modelo de atención centrado en el mayor, en cierto modo, impulsado por la situación vivida a lo largo de la pandemia y el alto índice de mortalidad registrado entre este grupo poblacional en los dos últimos años.

"Este modelo ha de tender a una mayor atención domiciliaria y comunitaria hacia las personas con dependencia, acompañado de un proceso de desinstitucionalización. Una manera de hacerlo es que los mayores vivan en un modelo distinto al de la residencia clásica y enfocarlo más al hogar. No se ha hecho nunca con personas mayores con dependencia", según ha explicado a IMMédico el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Dr. José Augusto García, en el marco del 62º Congreso de la SEGG.

Proyecto pionero

De este nuevo planteamiento surge el proyecto pionero de mejora de la atención domiciliaria y de desinstitucionalización de personas mayores, `Vivir mejor en casa´, presentado recientemente, y gestionado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA). Su finalidad radica en buscar una mayor y mejor atención domiciliaria, explorar las barreras de la convivencia en la comunidad e incrementar la calidad de vida de las personas mayores con dependencia.

La iniciativa persigue un doble objetivo: por un lado, lograr una mejora de la atención domiciliaria y retrasar el ingreso en residencias desde una perspectiva preventiva; y, por otro lado, preparar a las personas mayores y su entorno para salir de la residencia y volver a la comunidad, desde un punto de vista desinstitucionalizador.

El proyecto `Vivir mejor en casa´, al que se ha dotado de 2.699.034 euros, es uno de los 20 proyectos piloto de innovación social subvencionados con los Fondos de recuperación europeos NEXT GENERATION UE que el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 está promoviendo en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. También se incluye en la línea estratégica de desinstitucionalización, incluida en el componente 22 "Plan de Choque para la Economía de los Cuidados y Refuerzo de las políticas de igualdad e Inclusión", entendida como una potenciación de los modelos comunitarios y domiciliarios de los cuidados de larga duración a personas mayores en situación de dependencia.

Esta experiencia piloto de SEGG-CEOMA, que se va a poner en marcha, en un principio, en residencias públicas de Navarra y Cataluña mientras el centro de operaciónes está fijado en Madrid, se dirige a personas mayores vulnerables, en situación de fragilidad y dependencia y a sus personas cuidadoras no profesionales con el objetivo de retrasar la institucionalización. La iniciativa puede permitir que vivan en su domicilio y entorno social y comunitario con los apoyos necesarios y estudiando las variables y barreras que existen para que los mayores que deseen dejen las residencias vuelvan a vivir en la comunidad.

"El plan consta de dos componentes esenciales -según explica el Dr. Aguado- un componente preventivo, como es la mejora de la atención domiciliaria para retrasar el ingreso en residencias, y otro componente desinstitucionalizador, que permite preparar a la persona que está en la residencia salga de ella, contando con la participación de servicios sanitarios y sociales".

Los resultados finales, previstos para 2024, serán difundidos por CEOMA y la SEGG entre los profesionales de atención geriátrica y gerontológica y las personas mayores, tanto del Estado como a nivel internacional. En concreto, esta Sociedad Científica aportará todo el conocimiento científico existente en la literatura nacional e internacional al respecto de los dos componentes del citado proyecto. También se encargará de hacer difusión de los resultados en la comunidad científica a través de reuniones, jornadas, artículos científicos, libros, etc.

"Nuestro interés se focaliza en el incremento de la calidad de vida de los mayores y el geriatra puede jugar un papel fundamental en el sentido de que orienta mantener al máximo la atención en el domicilio de la persona, que muchas veces tienen una carga de enfermedad crónica muy alta, pueden alcanzar de media nueve patologías y llegar a consumir hasta 11 fármacos . Además, su labor es esencial a la hora de establecer un buen pronóstico y tratamiento de esa persona", según ha expuesto el Dr. Aguado.

Acuerdo para los criterios de calidad de las residencias de mayores la-segg-defiende-un-nuevo-modelo-de-cuidados-de-larga-duracion-que-seAsimismo, el presidente de la SEGG, Dr. Aguado, ha participado este jueves, en una reunión de trabajo celebrada en la sede del Congreso de esta Sociedad Científica, que ha contado con la presencia del secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez Peralta, además de representantes del Tercer sector y expertos en cuidados.

El objetivo de la reunión ha girado en torno al nuevo modelo de residencias de mayores y al correspondiente acuerdo para los criterios de calidad de estos establecimientos, y que será sometido a votación en el próximo Consejo Territorial convocado para el lunes 27 de junio.

"Tras meses de trabajo, constatamos un alto nivel de consenso para avanzar en este nuevo modelo de residencias como el que necesita nuestro país, después de lo que hemos vivido durante la pandemia y de la deuda que tenemos con las personas mayores, y que cuenta con la suficiente evidencia empírica aportada por los expertos que han colaborado en su diseño", ha declarado el titular de Derechos Sociales. Las residencias, según ha indicado, "tendrán que organizar su convivencia interna en unidades de convivencia pequeña y adaptadas a las preferencias y necesidades de cada persona que resida en ellas".

Mientras, la SEGG, como ha explicado su presidente Aguado, en este tema aporta "la opinión científica desde el ámbito de la gerontología, y a partir de ahí, estamos de acuerdo en que el nuevo modelo, que ya ha demostrado evidencia en otros países de Europa en cuanto a mejoría en la calidad de vida y de atención a las personas con dependencia".

"Las residencias, sin unidades de convivencia, -según ha añadido- tienen efectos secundarios para las personas que viven en ellas, lo cual no sucede cuando disponen de dichas unidades y de un tratamiento personalizado, que es lo que propone el nuevo modelo. Lo importante, por otra parte, es ver como se financia todo este proceso".

En este sentido, Álvarez de Peralta considera que "la financiación no debe ser una escusa para avanzar hacia este nuevo modelo. Si bien es una condición necesaria no es suficiente y debe acompañarse de un cambio de modelo".

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.