Publicidad
Publicidad

La mitad de los pacientes con Covid-19 mantienen al menos un síntoma dos años después de la infección

Aunque la salud física y mental mejoró en general con el paso del tiempo, el análisis sugiere que los pacientes de Covid-19 siguen teniendo peor salud y calidad de vida que la población general.

Dos años después de la infección por Covid-19, la mitad de los pacientes que ingresaron en el hospital siguen teniendo al menos un síntoma, según el estudio de seguimiento más largo realizado hasta la fecha, publicado en ´The Lancet Respiratory Medicine´. El estudio hizo un seguimiento de 1.192 participantes en ...

Dos años después de la infección por Covid-19, la mitad de los pacientes que ingresaron en el hospital siguen teniendo al menos un síntoma, según el estudio de seguimiento más largo realizado hasta la fecha, publicado en ´The Lancet Respiratory Medicine´. El estudio hizo un seguimiento de 1.192 participantes en China infectados por el SARS-CoV-2 durante la primera fase de la pandemia en 2020.

Aunque la salud física y mental mejoró en general con el paso del tiempo, el análisis sugiere que los pacientes de Covid-19 siguen teniendo peor salud y calidad de vida que la población general. Este es especialmente el caso de los participantes con Covid larga, que suelen seguir teniendo al menos un síntoma, como fatiga, falta de aire y dificultades para dormir, dos años después de haber enfermado inicialmente.

Las repercusiones de la Covid-19 en la salud a largo plazo siguen siendo en gran medida desconocidas, ya que los estudios de seguimiento más largos realizados hasta la fecha han durado aproximadamente un año. La falta de datos de referencia sobre el estado de salud antes de la Covid-19 y de comparaciones con la población general en la mayoría de los estudios también ha dificultado la determinación del grado de recuperación de los pacientes con Covid-19.

El autor principal, el profesor Bin Cao, del Hospital de la Amistad China-Japón (China), afirma que estos hallazgos "indican que para una cierta proporción de supervivientes de la Covid-19 hospitalizados, aunque pueden haber eliminado la infección inicial, se necesitan más de dos años para recuperarse completamente de la Covid-19".

Según apunta, "el seguimiento continuo de los supervivientes de la Covid-19, en particular de los que presentan síntomas de Covid prolongada, es esencial para comprender el curso más largo de la enfermedad, así como para seguir explorando los beneficios de los programas de rehabilitación para la recuperación".

"Hay una clara necesidad de proporcionar apoyo continuo a una proporción significativa de personas que han tenido Covid-19, y de entender cómo las vacunas, los tratamientos emergentes y las variantes afectan a los resultados de salud a largo plazo", añade.

Los autores del nuevo estudio trataron de analizar los resultados sanitarios a largo plazo de los supervivientes de la Covid-19 hospitalizados, así como las repercusiones sanitarias específicas de la Covid prolongada. Evaluaron la salud de 1.192 participantes con Covid-19 aguda tratados en el Hospital Jin Yin-tan de Wuhan (China) entre el 7 de enero y el 29 de mayo de 2020, a los seis meses, a los 12 meses y a los dos años.

Las evaluaciones consistieron en una prueba de marcha de seis minutos, pruebas de laboratorio y cuestionarios sobre los síntomas, la salud mental, la calidad de vida relacionada con la salud, si habían vuelto al trabajo y el uso de la atención sanitaria tras el alta.

Los efectos negativos de la Covid prolongada sobre la calidad de vida, la capacidad de ejercicio, la salud mental y el uso de la asistencia sanitaria se determinaron comparando a los participantes con y sin síntomas de Covid prolongada. Los resultados de salud a los dos años se determinaron utilizando un grupo de control de personas de la población general sin antecedentes de infección por Covid-19 emparejados por edad, sexo y comorbilidades.

La edad media de los participantes en el momento del alta era de 57 años, y el 54% eran hombres. Seis meses después de enfermar inicialmente, el 68% (777/1.149) de los participantes informaron de al menos un síntoma prolongado de Covid. A los dos años de la infección, los informes de síntomas habían descendido al 55% (650/1.190).

La fatiga o la debilidad muscular fueron los síntomas que se declararon con más frecuencia y descendieron del 52% (593/1.151) a los seis meses al 30% (357/1.190) a los dos años. Independientemente de la gravedad de su enfermedad inicial, el 89% (438/494) de los participantes había vuelto a su trabajo original a los dos años.

Dos años después de enfermar inicialmente, los pacientes con Covid-19 tienen en general peor salud que la población general, con un 31% (351/1.127) que declara fatiga o debilidad muscular y un 31% (354/1.127) que declara dificultades para dormir. La proporción de participantes no pertenecientes a Covid-19 que declararon estos síntomas fue del 5% (55/1.127) y del 14% (153/1.127), respectivamente.

Los pacientes de Covid-19 también eran más propensos a informar de otros síntomas, como dolor en las articulaciones, palpitaciones, mareos y dolores de cabeza. En los cuestionarios de calidad de vida, los pacientes de Covid-19 también informaron con más frecuencia de dolor o malestar (23% [254/1.127]) y ansiedad o depresión (12% [131/1.127]) que los participantes que no participaron en Covid-19 (5% [57/1.127] y 5% [61/1.127], respectivamente).

Alrededor de la mitad de los participantes en el estudio (650/1.190) presentaban síntomas de Covid larga a los dos años, e informaron de una menor calidad de vida que los que no tenían Covid larga. En los cuestionarios de salud mental, el 35% (228/650) informó de dolor o malestar y el 19% (123/650) de ansiedad o depresión.

La proporción de pacientes con Covid-19 sin Covid larga que informaron de estos síntomas fue del 10% (55/540) y del 4% (19/540) a los dos años, respectivamente. Los participantes con COVID larga también informaron con más frecuencia de problemas de movilidad (5% [33/650]) o de niveles de actividad (4% [24/540]) que los que no tenían Covid larga (1% [8/540] y 2% [10/540], respectivamente).

Las evaluaciones de la salud mental de los participantes con Covid prolongada revelaron que el 13% (83/650) mostraba síntomas de ansiedad y el 11% (70/649) síntomas de depresión, mientras que para los participantes sin Covid prolongada las proporciones eran del 3% (15/536) y el 1% (5/540), respectivamente.

Los participantes en el programa Covid de larga duración recurrieron con más frecuencia a los servicios de atención sanitaria tras el alta, y el 26% (169/648) declararon haber acudido a una consulta externa en comparación con el 11% (57/538) de los participantes en el programa Covid no de larga duración. Con un 17% (107/648), la hospitalización entre los participantes en el Covid de larga duración fue mayor que el 10% (52/538) declarado por los participantes sin Covid de larga duración.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts