Publicidad
Publicidad

Fumar en el embarazo incrementa el riesgo de defectos de nacimiento y trastornos neurológicos en los bebés

Los niños con bajo peso al nacer a menudo tienen mayores tasas de diabetes, enfermedades cardíacas, insuficiencia renal e, incluso, ciertos cánceres en el futuro.

Las embarazadas fumadoras tienen más probabilidades de dar a luz bebés más pequeños incluso después de un embarazo a término, lo que aumenta los riesgos de defectos de nacimiento y trastornos neurológicos más adelante en la vida del niño, según han constatado investigadores de la Universidad McGill, de Canadá. El equipo ...

Las embarazadas fumadoras tienen más probabilidades de dar a luz bebés más pequeños incluso después de un embarazo a término, lo que aumenta los riesgos de defectos de nacimiento y trastornos neurológicos más adelante en la vida del niño, según han constatado investigadores de la Universidad McGill, de Canadá.

El equipo investigador, en uno de los estudios más grandes hasta la fecha. examinó los efectos del tabaquismo en más de nueve millones de partos en los Estados Unidos durante 11 años,

El equipo de investigadores, dirigido por el profesor asistente Michael Dahan y por Ido Feferkorn del Centro de Atención Médica de la Universidad McGill, hallaron que las madres fumadoras tenían un 40% más de riesgo de parto prematuro y un 50% más de riesgo de romper el saco amniótico que rodea al feto antes de que comience el trabajo de parto. Asimismo, se registró un 130% más de riesgo de tener un bebé que fuera demasiado pequeño para su etapa de desarrollo.

"Nuestros hallazgos confirmaron los efectos detectados en otros estudios más pequeños. Sorprendentemente, también descubrimos que fumar disminuyó levemente ciertos riesgos del embarazo, incluido el desarrollo de preeclampsia, que puede provocar infecciones en el útero y sangrado y requerir un parto por cesárea. Creemos que el tamaño más pequeño del bebé inducido por el tabaquismo puede contribuir a un menor sangrado y una menor necesidad de cesáreas", indicaron los investigadores.

Ahora bien, remarcaron los científicos, "el hecho de que fumar reduzca algunos riesgos del embarazo no significa que las mujeres embarazadas deban empezar a fumar. Existen riesgos muy sustanciales con el parto de un bebé pequeño, que pueden tener graves consecuencias en la salud a largo plazo del bebé".

Se sabe que los niños con bajo peso al nacer a menudo tienen mayores tasas de diabetes, enfermedades cardíacas, insuficiencia renal e incluso ciertos cánceres en el futuro. En la infancia, los bebés que nacen demasiado pequeños tienen un mayor riesgo de trastornos intestinales y urinarios, problemas pulmonares y resultados neurológicos adversos. Las madres que fuman pueden reducir estos riesgos dejando de fumar.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts