Publicidad
Publicidad

Infecciones intestinales podrían verse beneficiadas con la cepa B.infantis IM-1®

Los resultados de una investigación in vitro han demostrado que esta cepa probiótica de Laboratorios Odesa puede inhibir el crecimiento de algunos patógenos.

Además de impedir el desarrollo de patógenos, la cepa B.infantis IM-1® refuerza el sistema inmune contra las infecciones intestinales y, con la administración de un prebiótico que incluya galacto oligosacáridos, mejora los resultados. El de galacto oligosacáridos (GOS) es un tipo de prebiótico que se encuentra naturalmente en la leche ...

Además de impedir el desarrollo de patógenos, la cepa B.infantis IM-1® refuerza el sistema inmune contra las infecciones intestinales y, con la administración de un prebiótico que incluya galacto oligosacáridos, mejora los resultados. El de galacto oligosacáridos (GOS) es un tipo de prebiótico que se encuentra naturalmente en la leche materna que se ha constatado que mejora de esta forma la inmunidad del bebé frente a infecciones intestinales. El trabajo ha sido desarrollado por investigadores del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA-CSIC), del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA), así como de Laboratorios Ordesa y se ha publicado recientemente en la revista Nutrients.

"Aunque es cierto que son todavía necesarios más estudios para conocer mejor el funcionamiento de esta cepa y saber más sobre sus mecanismos de acción, estos primeros resultados preliminares respaldan sus beneficios potenciales como cepa probiótica en alimentos infantiles diseñados específicamente para lactantes alimentados con leches infantiles, en particular, cuando se formulan en combinaciones simbióticas que incluyen GOS u oligosacáridos que contienen GOS", explica el Dr. José Antonio Moreno-Muñoz investigador de Laboratorios Ordesa y uno de los autores de la publicación. Además de confirmar mediante este estudio que la adición de un único oligosacárido, o una mezcla de oligosacáridos, tiene efectos positivos sobre el crecimiento de B. infantis IM-1®, los experimentos de co-cultivo confirmaron su capacidad para inhibir bacterias que pueden ser causantes de infecciones que provocan diarrea, fiebre, dolor o sensibilidad del estómago, pérdida de apetito o náuseas.

La investigación también ha demostrado la capacidad que tiene B. infantis IM-1® no solo para inhibir el crecimiento de patógenos, sino también para desplazar o prevenir su adhesión. "Esta investigación nos permite saber más sobre el potencial de las bifidobacterias aisladas de la leche materna, como esta cepa, y nos indica las bases para poder desarrollar nuevos alimentos funcionales que mejoren la inmunidad frente a los principales patógenos que causan infecciones intestinales" prosigue el Dr. Moreno-Muñoz.

Inmunidad de la microbiota intestinal

Cada vez se sabe más de cómo la microbiota intestinal, un ecosistema complejo y dinámico que habita el intestino humano desde el nacimiento, tiene un importante papel en la salud e inmunidad del bebé. Se sabe, por ejemplo, que puede actuar como barrera contra la invasión de patógenos potenciales, previniendo la colonización bacteriana y esto ha motivado el uso cada vez más frecuente tanto de probióticos, cepas específicas de microorganismos beneficiosos para la salud, como de prebióticos, polisacáridos que estimulan el crecimiento de forma selectiva de bacterias beneficiosas para el intestino.

Los estudios existentes sobre los efectos en la inmunidad de la microbiota intestinal presente en los lactantes alimentados con leche materna han impulsado la investigación para conocer sus características y determinar los componentes que puedan ayudar a configurar una estructura de microbiota similar, dominada por bifidobacterias, en lactantes alimentados con leches infantiles. "De hecho, actualmente se acepta que el equilibrio de la nutrición y la microbiota intestinal en la vida temprana puede favorecer el desarrollo de la programación inmunológica, condicionando los resultados de salud en el futuro y el riesgo de padecer enfermedades crónicas e inflamatorias a corto y largo plazo", añade el Dr. Moreno-Muñoz, quien apunta como la administración de probióticos, prebióticos o simbióticos –que combinan probióticos y prebióticos en una misma formulación– son algunas de las estrategias dietéticas capaces de programar la microbiota intestinal e incidir sobre la correcta maduración del sistema inmune en el bebé.

Publicidad
Publicidad
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts