La Unión Europea da el visto bueno a la vacuna de Moderna


06-01-2021
Esta vacuna, desarrollada por Moderna, previne la enfermedad causada por SARS-CoV-2 en personas a partir de los 16 años. La Comisión Europea otorga la autorización para que el medicamento pueda distribuirse en todos los Estados miembro de la UE horas después de que lo haya recomendado la EMA.
 

La Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha recomendado este miércoles que se otorgue una autorización de comercialización condicional a la vacuna frente al Covid-19 desarrollada por la compañía estadounidense Moderna, cuyo mantenimiento es a -20 grados. Horas después, la Comisión Europea la ha autorizado.

Este medicamento, que previene la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 en personas a partir de los 16 años, se convierte así en la segunda vacuna en obtener una autorización de comercialización condicional en la Unión Europea, tras la desarrollada por BioNTech y Pfizer.

El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP, por sus siglas en inglés) de la EMA, formado por expertos de las autoridades competentes de los diferentes Estados Miembros de la UE, entre ellos la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), ha completado su evaluación científica concluyendo por consenso que dispone de datos suficientemente sólidos sobre la calidad, seguridad y eficacia de la vacuna para recomendar una autorización de comercialización condicional. Es decir, que el balance beneficio-riesgo, en el que se basa la evaluación de cualquier medicamento, es positivo.

Al igual que con el resto de los medicamentos autorizados por procedimiento centralizado, como sucedió el pasado 21 de diciembre con Comirnaty de BioNTech y Pfizer, la Comisión Europea ha sido la encargada de otorgar la autorización para que la vacuna desarrollada por Moderna pueda distribuirse en todos los Estados miembro de la UE.

La autorización de comercialización condicional es un instrumento contemplado en la legislación europea que permite una autorización ante una necesidad médica no cubierta, en la medida en que el beneficio para la Salud pública de su inmediata disponibilidad es superior a la incertidumbre derivada de la limitación de los datos disponibles. Este tipo de autorización no es específica para esta situación; se ha concedido fuera y dentro de la pandemia y requiere de más datos que una autorización para situaciones de emergencia como la que se concede en otras regiones regulatorias.

La autorización de la vacuna de Moderna se basa en un ensayo clínico pivotal doble-ciego (se administra la vacuna o un placebo enmascarados de manera que se impida su identificación a simple vista), aleatorizado, frente a placebo que incluyó a más de 30.000 adultos mayores de 18 años que fueron vacunados con dos dosis de 100 microgramos, separadas por un intervalo de 28 días. En el análisis intermedio de los resultados se observaron 196 casos de enfermedad por coronavirus, 185 con placebo y 11 con la vacuna, lo que permitió estimar una eficacia vacunal del 94,1 %.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha celebrado la autorización de la vacuna de Moderna: "Estamos trabajando a toda velocidad para aprobarla y ponerla a disposición de la UE".