120 expertos llaman a una "respuesta conjunta" del coronavirus y la crisis climática


25-12-2020
The Lancet publica el quinto informe Countdown, que rastrea el impacto del cambio climático en la salud
 

El coronavirus es la muestra de que ningún país, ya sea rico o pobre, es inmune a los impactos del cambio climático en la salud. Esa es la conclusión principal del quinto informe de The Lancet Countdown, investigación publicada en la prestigiosa revista The Lancet, que rastrea el impacto del cambio climático en la salud.

"En este momento, las personas de todo el mundo se enfrentan a extremos cada vez mayores de inseguridad alimentaria, hídrica y térmica, y patrones cambiantes de enfermedades infecciosas. A menos que se tomen medidas urgentes, los impactos del cambio climático en la salud traerán más trastornos, amenazarán vidas y medios de subsistencia y pondrán en peligro los hospitales y clínicas de los que dependemos", alerta el texto.

El informe arroja luz sobre el impacto que el cambio climático está teniendo en la salud y la necesidad de alinear la eliminación del covid-19 con la respuesta al cambio climático. 120 expertos de más de 35 instituciones académicas y agencias de la ONU, que abarcan todos los continentes, presentan sus hallazgos, analizando más de 40 indicadores que demuestran el aumento de las muertes por las altas temperaturas, las pérdidas económicas por el calor extremo o los desplazamientos de población por el clima de los últimos años.

Así, la investigación ilustra que la pandemia del coronavirus y el cambio climático representan crisis convergentes. "Los incendios forestales y las tormentas tropicales en 2020 nos han demostrado trágicamente que no podemos darnos el lujo de abordar una crisis solos", relata. Al mismo tiempo, el cambio climático y las enfermedades infecciosas comparten impulsores comunes. "Responder al cambio climático hoy traerá cielos más limpios, dietas más saludables y lugares más seguros para vivir, además de reducir los factores de riesgo de futuras enfermedades infecciosas", agrega.

Motivo por el cual, The Lancet llama a una "respuesta conjunta" ante el coronavirus y la crisis climática.

"Las dos crisis han producido la pérdidas de vidas que se podrían haber prevenido a través de acciones que fueron retrasadas, o resultaron insuficientes o equivocadas. Un alineamiento en las respuestas presenta ahora la oportunidad de mejorar la salud pública, crear un futuro económico sostenible y proteger los recursos naturales y la biodiversidad".

A medida que se acerca la víspera del quinto aniversario del Acuerdo de París y la 26ª Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP26) en 2021, el Informe de 2020, recalca, "llega en un momento crucial para todos nosotros, no solo aquellos que trabajan en salud y clima, y ​​no solo aquellos que actualmente son los más afectados por los impactos del cambio climático en la salud".

Las consecuencias de una acción demorada para la salud pública, alerta, son "devastadoras", de modo que una respuesta rápida puede traer beneficios para la salud, la economía y la sociedad para todos.

"En el 2020 hemos asistido a la convergencia de las dos crisis, en un anticipo de lo que nos espera si no se realizan las inversiones necesarias para proteger la salud", alerta la profesora de Harvard Renee Salas, autora principal del informe. "Tenemos que tomar una aproximación integrada ante los retos que tenemos por delante. La acción climática es una receta necesaria para una mejor salud según salimos de esta pandemia", recalca.

En cifras, el texto destaca que siete millones de muertes prematuras son atribuibles todos los años a la contaminación y la mala calidad del aire en las ciudades. En todo el mundo se está produciendo además un peligroso aumento de la mortalidad relacionada con el calor en personas vulnerables, con 296.000 vidas perdidas en el 2018.