Prevenir una coinfección con el Covid-19 resalta la importancia de la vacuna contra la gripe este año


19-11-2020
SEPAR hace un llamamiento para que las personas pertenecientes a los grupos de riesgo como enfermos crónicos, embarazadas y mayores de 64 años se vacunen.
 

Publicidad
La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) quiere recordar que la vacuna contra la gripe es este año más importante que nunca. No solo puede prevenir la gripe, una infección respiratoria común en la temporada de invierno que puede provocar graves complicaciones, sino también evitar la coinfección con gripe y Covid-19. La coexistencia de ambas infecciones podría ser muy grave, especialmente en los grupos de riesgo para una u otra enfermedad.

La campaña antigripal ya se ha iniciado y SEPAR recomienda la vacuna contra la gripe a todas aquellas personas que pertenecen a algunos de los grupos de riesgo en los que está aconsejada, como enfermos crónicos respiratorios, con patologías cardiovasculares u otras, mujeres embarazadas y mayores con más de 65 años.

"Este año es de máxima importancia que las personas que pertenecen a los grupos de riesgo habituales para la gripe, como enfermos crónicos, embarazadas y ancianos de más de 65 años se pongan la vacuna antigripal. Con ello no solo estarán previniendo una enfermedad que cada año causa complicaciones, neumonías y la muerte a muchas personas, sino que también estarán reduciendo las probabilidades de padecer una coinfección de gripe y Covid-19, que podría ser muy grave y potencialmente mortal", ha destacado el Dr. David de la Rosa, neumólogo y coordinador del área de infecciones respiratorias de SEPAR.

"A falta de tratamientos eficaces y de una vacuna frente a la Covid-19, debemos emplear las armas que ya tenemos, entre ellas la vacuna de la gripe, para asegurarnos de que nuestros pacientes, en caso de contraer la Covid-19 lo hagan con el mejor estado de salud posible. Nuestros pacientes deben acordarse de revacunarse cada año, y este año más que nunca, porque las cepas circulantes han cambiado y pequeñas mutaciones antigénicas pueden implicar que los anticuerpos que desarrollen frente a esta vacuna no tengan tanta eficacia", afirma el Dr. de la Rosa.

La vacuna antigripal se prepara cada año en función de las cepas circulantes del virus de la gripe que se observan del invierno anterior y durante el invierno del hemisferio sur. Con estos datos, la composición de la vacuna antigripal recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la temporada 2020-2021 en el hemisferio norte incluye cambios calificados de "mayores" respecto a la temporada anterior, como son la sustitución de tres de las cuatro cepas y una composición diferenciada, según el modo de producción. Asimismo, en el caso de la vacuna trivalente se incluirá solo el componente Victoria del virus influenza B, además de las cepas recomendadas de los dos virus de influenza A H1N1 y H2N3.

Así, las vacunas tetravalentes producidas con huevo llevarán la cepa del virus H1N1 similar a A/Guangdong/Maonan y la cepa del virus H2N3 similar a A/Hong Kong/2671/2019, así como las cepas B, del linaje Victoria, similar a B/Washington y B, del linaje Yamagata, similar a Phuket. Y las vacunas tetravalentes producidas en cultivos celulares tendrán las mismas cepas B, pero su composición varía en cuanto a las cepas de los virus A, ya que se incluirán las cepas del virus H1N1 similar a A/Hawai y del virus H2N3 similar a A/Hong Kong/45/2019.

Revacunación frente a la gripe

Cada año la vacunación frente a la gripe se inicia a mediados del mes de octubre, antes de que bajen de forma drástica las temperaturas, puesto que la inmunidad del virus tarda en desarrollarse unas cuatro semanas y las personas que pertenecen a alguno de los grupos de riesgo deben revacunarse cada año.

La revacunación contra la gripe cada año permite reforzar las propias defensas y que estas se adapten a las cepas de gripe que circulan cada año, según informan los organismos como el CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades), el ECDC (Centro Europeo para el Control de Enfermedades) y el Ministerio de Sanidad.

"Es importante que las personas que pertenecen a alguno de los grupos de riesgo no dejen la vacunación para última hora, sino que estén vacunadas un par de meses antes para tener tiempo de desarrollar anticuerpos contra la gripe y así estar preparadas frente a la infección. Además, cuando bajan la temperatura por la llegada del invierno, los anticuerpos frente a la gripe del año anterior están prácticamente agotados y es necesario reforzarlos con otra vacuna antigripal, porque esta garantiza una inmunidad que dura unos 12 meses", explica el Dr. de la Rosa.