Las nuevas tecnologías van a ser los grandes revulsivos de la sanidad


26-08-2020
El objetivo de ASPE ahora es intentar dejar de estar tan centrados en temas Covid-19. Tenemos una estructura pública que es tremendamente rígida y la patronal de la Sanidad privada defiende que ésta lo que hace es dotarle de flexibilidad. Igualmente, que las nuevas tecnologías, como la medicina preventiva a través de la genética, el Big Data o la Inteligencia Artificial, van a ser los grandes revulsivos de la Sanidad.
 

La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) es la patronal de la Sanidad privada española. Representa a más de 1.300 entidades sanitarias, así como al 80% de los centros hospitalarios de nuestro país. Carlos Rus, su presidente, comenta que el último ha sido un año de grandes cambios. En el pasado mes de noviembre, hubo elecciones en esta organización y la Presidencia pasó a ser ejecutiva. Además, fue, según sus palabras, "un año de consolidación" de la fusión de la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP) y de la Confederación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados (CNCHP), las dos patronales que existían a nivel nacional, que "ha sido sin duda un hito importante".

En esta entrevista, Rus, que antes era su secretario general, dice que hay que hablar necesariamente del Covid-19, "porque ha parado muchos proyectos y porque ha tenido un impacto muy importante".

Por ejemplo, en 2019, ASPE firmó con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) un convenio para colaborar en la donación y trasplante de órganos para aumentar la participación del sector sanitario privado, ya que sólo el 1% de los trasplantes realizados en nuestro país procede de hospitales privados.

"Es un proyecto para el que teníamos previsto un primer evento en Mallorca, para ir haciendo reuniones a nivel autonómico y para concienciar a los centros y ayudarles a participar", cuenta. "Como muchos otros actos o eventos, se ha visto frenado por la pandemia. Ahora, nuestro objetivo, en el mes de julio, es volver a retomar esa normalidad. Es decir, intentar dejar de estar tan centrados en temas Covid-19 e ir abordando otras cuestiones que consideramos importantes", afirma. Entre otras, este convenio con la ONT o el observatorio que tienen en colaboración con la Organización Médica Colegial (OMC).

Para dicho observatorio, organizaron una primera reunión que fue más bien una toma de contacto. Ahí se acordó llevar a cabo un estudio sobre cómo se ha ido encareciendo el coste de vida en general; incluyendo consumos de energía y el IPC, entre otros, y analizar la evolución tanto del aseguramiento, del seguro de salud, como de los costes y los precios de un seguro de salud y de la retribución a los profesionales.

¿En qué momento se encuentra ahora mismo la Sanidad privada, sector empresarial que está formado por 266.000 profesionales y que representa el 3,4% del PIB español? "Es un sector intensivo en mano de obra, con profesionales de alta cualificación", responde.

Matiza que los empleos mencionados son directos. Por otro lado, avisa de que, a nivel de centros privados sin tratamientos, los no hospitalarios, el impacto económico por el Covid-19 ha sido "muy fuerte". Alerta de que "muchos centros se verán abocados al cierre".

A nivel hospitalario, "lo que pensamos es que puede provocar que la concentración que se estaba produciendo en el sector se acelere todavía más".

Añade que se está en "una situación muy compleja", cuyo resultado final se está negociando con las distintas CC AA para que compensen los servicios prestados durante la pandemia. Espera que se tenga clara la situación con cada una de ellas a lo largo de este mes de julio. Lo que más le preocupa es que haya un nuevo rebrote, "porque este primer impacto a nivel hospitalario, en cierta medida, se va a poder superar, sobre todo si se llega a acuerdo con las autonomías". De acuerdo con sus palabras, todo el sector, principalmente los centros sin tratamiento, se verían muy perjudicados por un segundo rebrote.

Apuesta por la I+D+i

Le preguntamos si, asimismo, la apuesta de la Sanidad privada por la I+D+i, por la innovación tecnológica, se puede ver mermada. Recuerda que se acaban de instalar los dos primeros equipos de protonterapia en España. "Son dos equipos que se han puesto en marcha en el ámbito privado. A veces, cuando algún ciudadano español lo necesitaba, había que mandarlo fuera. Son equipos que requieren una inversión en su conjunto superior a los 40 millones de euros", informa.

"Estábamos en ese momento, en un momento en el que la apuesta por la tecnología es muy fuerte, pero hoy tenemos dos grandes lastres. Uno, la situación actual del Covid-19 y su efecto económico, que seguro va a lastrar. Dos, que seguimos teniendo un IVA del 21% para la compra de productos sanitarios", expresa. Lamenta que éste es un IVA que se econtraba al 10% y que se pasó al 21%. No paran de reclamar que vuelva a ser un IVA reducido, porque su impacto en la innovación tecnológica es "altísimo".

Rus está de acuerdo con que la Sanidad privada ha demostrado ser una reserva estratégica de recursos asistenciales del Sistema Nacional de Salud (SNS). "Nosotros, con datos de un estudio hecho de 124 hospitales, hemos atendido a más de 19.000 en hospitalización y más de 1.500 en UCI", subraya. Para él, esto demuestra que el SNS tiene a la Sanidad privada como "aliada que complementa" y que esa función de reserva estratégica no sólo es cara a demandas puntuales, como puede ser agilizar una lista de espera, sino también ante situaciones de colapso sanitario, como ha sido esta pandemia.

Del mismo modo, considera que, con el Covid-19, se ha demostrado la importancia que tiene la colaboración público-privada en la Sanidad. "A pesar de esto, la Sanidad privada sigue siendo un elemento tabú a nivel político. Sigue habiendo ese mal entendimiento de que el que le vaya mal a la pública es bueno para la privada. Eso no es cierto. Somos uno de los mejores sistemas sanitarios. La privada ha mejorado gracias al Estado de bienestar y a la capacidad de libre elección del paciente, y porque es muy accesible, porque el coste de una póliza de seguro en España es bajo. Estamos hablando de que casi lo que cuesta un mes en Alemania es lo que cuesta un año en España", reflexiona. Respecto a los principales beneficios de esa colaboración-pública privada, apunta que tenemos una estructura pública que es tremendamente rígida y que la Sanidad privada lo que hace es dotarle de flexibilidad. Ante una necesidad puntual, no es necesario generar una nueva estructura. Se pueden recurrir a recursos que existen en la zona.

Leer la entrevista completa en el PDF adjunto.