Publicidad
Publicidad

Comorbilidades prematuras y polimedicación complican la madurez de los pacientes con VIH

Además de afrontar comorbilidades anticipadas, los pacientes con VIH toman una media de seis medicamentos al día, con una falta de adherencia que alcanza el cincuenta por ciento de los casos; según un estudio realizado en 81 hospitales.

Como séptima edición de las jornadas sobre Salud Pública que realiza la Fundación Gaspar Casal, se trató esta mañana la problemática que comporta la cronificación del VIH-Sida, a diferencia de lo que ocurría en los orígenes de la epidemia de esta enfermedad infecciosa. Para hablar de ello, la entidad convocante, ...

Como séptima edición de las jornadas sobre Salud Pública que realiza la Fundación Gaspar Casal, se trató esta mañana la problemática que comporta la cronificación del VIH-Sida, a diferencia de lo que ocurría en los orígenes de la epidemia de esta enfermedad infecciosa. Para hablar de ello, la entidad convocante, contó con responsables clínicos, autonómicos y de asociaciones de pacientes, enmarcados en el campo de la salud pública y la patología tratada, en un acto patrocinado por Gilead.

Durante el encuentro, celebrado este martes, 13 de junio, en la sede madrileña de la Escuela Nacional de Sanidad (ENS), los diferentes expertos reunidos coincidieron al señalar que falla en España una adecuada coordinación entre la red de salud pública y los servicios de salud en la atención a los pacientes con VIH, además de un enfoque comunitario de todo el proceso asistencial.

Para conocer aspectos importantes de la atención hospitalaria, se contó también con la participación del delegado autonómico para Andalucía de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), el doctor Ramón Morillo, quien alertó sobre el alto grado de polimedicación que afecta a los pacientes con VIH, los cuales toman una media de 6 medicamentos al día. Un problema que se agrava, desde su punto de vista profesional, por el hecho de que 1 de cada 2 personas afectadas no es adherente al tratamiento en su integridad, o de manera parcial o continua. Para reforzar esta tesis, el doctor Morillo aludió a un estudio, registrado por la SEFH con 1.200 pacientes de 81 hospitales españoles, en el se confirmó ese incumplimiento generalizado de las terapias farmacológicas.

Pie de foto: Prof Jeffrey V Lazarus

Durante la jornada se presentó el libro "VIH en España: Políticas para una nueva gestión de la cronicidad más allá del control virológico". Un texto técnico en el que se argumenta, de forma pormenorizada, que el desafío asistencial ya no está en eliminar la carga vírica que antes amenazaba a las personas con VIH sino, una vez lograda una supervivencia con el virus próxima a la de la población general que no está infectada, lograr una adecuada calidad de vida dentro de una mayor susceptibilidad a padecer o anticipar comorbilidades.

En el arranque del encuentro tuvo un especial protagonismo el doctor Jesús Millán, presidente del patronato de la Fundación Gaspar Casal, quien evocó los orígenes de la pandemia de Sida en los años 80 del siglo pasado, para poner en valor la fuerza investigadora vivida las últimas décadas. Coincidió con el jefe de medicina interna del Hospital Clínico San Carlos la directora de la ENS, la doctora Pilar Aparicio. La misma puso el VIH como ejemplo de patología que impacta directamente en el área de salud pública y en la que academia, hospital e industria farmacéutica deben colaborar para igualar los años que pueden vivir las personas con VIH, respecto al resto de los ciudadanos, como media.

En similares términos se expresó el profesor Jeffrey Lazarus, de la Universidad de Copenhagen y la Universidad de Barcelona, para insistir sobre la necesidad de mejorar la calidad de vida de las personas con VIH. Para ello añadió un 90% de mejora en esa magnitud, junto a los idénticos porcentajes que pide la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que haya un 90% en el año 2020, de diagnóstico sobre la población total infectada, de tratamientos y de todos ellos, también al 90% con carga viral indetectable. Para lograrlo, Lazarus consideró imprescindible monitorizar todos los casos conocidos de VIH, con el objetivo de lograr un 73% de la supresión del virus, aún sabiendo que es un grado que todavía no cumplen ni siquiera países tan adelantados como Suiza.

Compartió la mesa con el médico danés el portavoz de sanidad en el Senado por parte del PSOE, el doctor José Martínez Olmos. Además de estimar que él SNS tiene un déficit presupuestario de 8.000 millones de euros anuales, el político consideró que debe haber un abordaje internacional del VIH para reducir el precio de las terapias innovadoras, prefigurando lo que podría ser la llegada de un nuevo fármaco capaz de erradicar el Sida, como está pasando con la Hepatitis C.

Pie de foto: Dres José Martínez Olmos y Jeffrey V Lazarus

También participaron otros médicos en la jornada, como el doctor Santiago Moreno, uno de los facultativos fundadores del grupo de estudio del Sida (GESIDA), de la SEIMC. El mismo celebró que la toxicidad ya no sea un problema importante de las terapias antiretrovirales, a pesar de lo cual numerosos pacientes llegan tarde al tratamiento, dando más tiempo al virus para replicarse, generar inflamación sistémica y provocar un mayor número de eventos "NoSida". A lo que añadió que las comorbilidades asociadas al VIH son de tipo cardiovasculares, óseas, renales y neoplásicas, en edad más temprana (40-50 años) que la de población general.

Corroboró lo dicho por el doctor Moreno la presidenta de SEISIDA, María José Galindo, al identificar de forma inequívoca VIH Y problemas de cronicidad. A lo que sumó su preocupación porque no se está produciendo un relevo suficiente de los médicos especializados en Sida, dado que se trata de una enfermedad que ha perdido urgencia social al cronificarse.

Pie de foto: María José Fuster y el doctor Santiago Moreno

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.