Publicidad
Publicidad

Copiar los sistemas de salud más exitosos podría ahorrar dinero y salvar más vidas

Esta es la principal conclusión delúltimo  Índice de Salud del Consumidor de la Salud (EHCI)  2016, publicado por la Health Consumer Powerhouse.

El EHCI compara, analiza y puntúa los sistemas sanitarios de 35 países, basándose en 48 indicadores distribuidos por áreas como los derechos de los pacientes y la información, el acceso a los servicios, los resultados de tratamientos, el alcance a los servicios, la prevención y uso de productos farmacéuticos, etc. Con ...

El EHCI compara, analiza y puntúa los sistemas sanitarios de 35 países, basándose en 48 indicadores distribuidos por áreas como los derechos de los pacientes y la información, el acceso a los servicios, los resultados de tratamientos, el alcance a los servicios, la prevención y uso de productos farmacéuticos, etc.

Con una puntuación mínima de 333 y máxima de 1.000, este ranking de 2016 vuelve a estar encabezado por Holanda (927 puntos), que junto a Suiza (904), han superado por primera vez la barrera de los 900 puntos. No muy lejos de estos países se encuentran Noruega (865), Bélgica (860), Islandia (854), Luxemburgo (851), Alemania (849) y Finlandia (842).

Por áreas, Noruega bate el récord de nuevo en el área de derechos de pacientes. Por su parte, Bélgica, Macedonia y Suiza encabezan el área de accesibilidad. Suecia y Holanda obtienen, por otra parte, la mejor puntuación en acceso a los servicios.

De este ranking destaca también la mejora notable de Macedonia, ahora con un sistema sanitario mucho más transparente gracias a la implantación de la reserva electrónica para citas de atención primaria, que ha ayudado a reducir de manera drástica los tiempos de espera en las consultas. 

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.