Publicidad
Publicidad

Más cerca de una prueba diagnóstico no invasiva para el cáncer de médula ósea

Los investigadores demuestran por primera vez que es posible detectar la mielofibrosis en fase inicial mediante pruebas no invasivas con resonancia magnética.

16/11/2016

Katya Ravid, profesora de medicina y bioquímica en la Universidad de Medicina de Boston, presentó, junto a sus compañeros, los resultados del estudio en la revista Blood Cancer Journal. La mielofibrosis es un cáncer lento y poco frecuente en el que la médula ósea se convierte en un tejido cicatrizado y ...

Katya Ravid, profesora de medicina y bioquímica en la Universidad de Medicina de Boston, presentó, junto a sus compañeros, los resultados del estudio en la revista Blood Cancer Journal.

La mielofibrosis es un cáncer lento y poco frecuente en el que la médula ósea se convierte en un tejido cicatrizado y fibroso. Estas características impiden la producción normal de glóbulos sanguíneos. A medida que la enfermedad avanza, el enfermo nota debilidad y fatiga. Estos síntomas suelen ir acompañados de la tumefacción del bazo y del hígado.

Actualmente, la detección de la mielofibrosis se realiza mediante biopsia invasiva y estudio de tejido de la médula ósea. En este estudio, los autores presentan la opción de detectar la enfermedad mediante resonancia magnética ponderada en T2.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts