Publicidad
Publicidad

Nuevo enfoque para tratar el linfoma cutáneo de células T

El dimetilfumarato retrasa el crecimiento tumoral y previene la formación de metástasis in vivo.

Un estudio dirigido por investigadores del Centro Alemán de Investigación Oncológica propone el uso de dimetilfumarato (DMF) para tratar el linfoma cutáneo de células T (CTCL), un tipo de cáncer para el que existen pocas opciones terapéuticas eficaces. Los científicos han demostrado que el DMF induce apoptosis en células primarias ...

Un estudio dirigido por investigadores del Centro Alemán de Investigación Oncológica propone el uso de dimetilfumarato (DMF) para tratar el linfoma cutáneo de células T (CTCL), un tipo de cáncer para el que existen pocas opciones terapéuticas eficaces. Los científicos han demostrado que el DMF induce apoptosis en células primarias CD4+ derivadas de pacientes, pero no en linfocitos de individuos sanos. En dos modelos animales con infiltrados celulares humanos en diferentes localizaciones cutáneas el DMF retrasó el crecimiento tumoral, previno la formación de metástasis distantes e indujo muerte celular tanto en tumores primarios como en metástasis hepáticas.

En la correspondiente publicación, aparecida en la revista Blood, los autores también revelan el mecanismo de acción del fármaco, que parece restaurar la sensibilidad del CTCL a la apoptosis mediante el bloqueo de la actividad del factor de transcripción NF-KappaB.

Dada la baja toxicidad del tratamiento y que el DMF está siendo ampliamente utilizado en el tratamiento de la psoriasis y de la esclerosis múltiple, es posible que este fármaco se convierta en una opción terapéutica para el CTCL, concluyen los investigadores.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.