"El cambio de modelo está en la mente de todos, pero no hay un patrón definido para el futuro"


25-07-2016

La escasez de recursos diagnósticos, así como la obsolescencia de muchos equipos hospitalarios y la sobrecarga asistencial que sufren muchos médicos de Atención Primaria configuran las principales preocupaciones de los médicos en las Islas Canarias.

 

En la actualidad, el Colegio Oficial de Médicos de las Palmas cuenta con más de 5.000 colegiados. En el último año se ha hecho un gran esfuerzo por la formación, con múltiples cursos de actualización que han tenido amplio seguimiento. Hablamos con Pedro Luis Cabrera Navarro, presidente del COM Las Palmas, quien nos ofrece su perspectiva sobre el momento actual que atraviesa el sector médico. “Los médicos españoles siempre hemos visto mejorar nuestra sanidad pública, hasta la última década, en la que se ha emprendido un proceso de retroceso en políticas de recursos humanos y materiales. Esta situación ha llevado a cierta percepción depresiva dentro del mundo sanitario. El cambio de modelo está en la mente de todos, pero no hay un patrón definido para el futuro. Su diseño es un asunto urgente y para ello hay que despolitizar la sanidad. Los hospitales hay que desmasificarlos, y a la Atención Primaria darle mayor capacidad diagnóstica sin que ello signifique desmontar la estructura hospitalaria por servicios. Se precisan nuevas unidades por procesos, que aglutinen la medicina hospitalaria y la primaria en equipos conjuntos”.

Cabrera defiende que sin programas de educación sanitaria para pacientes y población general será imposible afrontar necesidades relativas a la cronicidad, los pacientes polimedicados o la adherencia a los tratamientos; y a su vez que estos programas no pueden ser exclusivamente un proceso publicitario efímero, sino campañas persistentes en el tiempo. “La cronicidad ha de ser manejada en Atención Primaria. No se puede seguir con consultas hospitalarias que atienden centenares de enfermos crónicos que acuden a decirle a su especialista que el último año se han encontrado muy bien, y que cuando se agravan y el médico de familia tiene problemas para su control no tengan acceso al especialista, y tengan que sobrecargar los servicios de urgencias”.

Por otra parte, insiste en que hay que reconsiderar el papel de la enfermería. En su opinión, es necesario que tengan una mayor participación en el control de la adherencia al tratamiento de los enfermos crónicos, su formación en los aspectos básicos de la enfermedad y la resolución de algunas dudas. La prevención es un aspecto fundamental en todas estas cuestiones, tal y como recuerda el presidente. “Los consejos preventivos a nivel individual se dan a diario en todas las consultas médicas. Otro asunto es la educación para la salud a nivel masivo. Hay que cambiar el modelo. ¿Quién no sabe que la verduras y legumbres son aconsejables y el tocino y la comida basura peligrosas? Es probable que haya que dar un giro a una publicidad más impactante, como se ha hecho con los accidentes de tráfico o las cajetillas de tabaco”.

Desde el COM Las Palmas defienden que resulta fundamental la implicación del paciente en su propio estado de salud, abandonando la tradicional actitud pasiva. “Al contrario que a muchos, me gusta el término empoderar. Porque con una sola palabra novedosa, se describe todo un sistema que lleva al paciente a ser protagonista en su cuidado, y al médico a ser más un consejero de alta cualificación que un árbitro inflexible. Nuestro Colegio ha sido muy activo en este aspecto. En el último año ha montado carpas en espacios públicos de gran concurrencia para formar a la población en EPOC, apnea del sueño, diabetes, glaucoma, deterioro cognitivo y cáncer de piel. Además, en el Colegio hemos realizado jornadas de puertas abiertas acerca del cáncer de próstata y aditivos alimentarios, entre otras”, apunta Cabrera. (…)

Para leer el artículo completo haz click en el PDF adjunto.