Los servicios de cita previa hospitalaria obtienen una mayor satisfacción mediante personal con discapacidad


22-07-2016

La fundación Global Salud y la Fundación DKV Integralia, ente de responsabilidad social corporativa de DKV Seguros Médicos, han suscrito un acuerdo de colaboración para potenciar la contratación de personas con discapacidad en el sector sanitario, siendo una de sus principales salidas laborales trabajar en servicios de citación telefónica.

 

El convenio alcanzado entre la Fundación Global Salud y la Fundación DKV Integralia adquirió carta de naturaleza este viernes, 22 de julio, para unir esfuerzos en la promoción de la contratación de personas con discapacidad en los entes, centros sanitarios y hospitales privados. Mientras que Global Salud, entidad filantrópica del sector privado de la sanidad explicará a sus integrantes la importancia de contratar a personas con discapacidad, hará también hicapié en difundir los exigencias legales en esta materia y los cupos reservados a este colectivo. Por parte de DKV Integralia se coordinará el trabajo del equipo dirigido por su directora Cristina González, especialmente a través de su centro formativo especializado. Precisamente para conocer mejor la actividad de la Escuela DKV Integralia, este mismo viernes su asesora de integración laboral, Angélica Guevara, explicó las virtudes de contratar a personas con discapacidad y los excelentes resultados que ofrecen estos profesionales cuando han sido convenientemente formados para colaborar en grandes compañías como DKV Seguros.

Tal como explicó Guevara, el acuerdo supone una continuidad para DKV Integralia, entidad creada en el año 2.000 por DKV Seguros. Desde el principio su objetivo fue canalizar los servicios de atención al paciente a través de colaboradores pertenecientes al colectivo de personas con discapacidad. Por eso se creo el primer centro de DKV Integralia en el Prat de Llobregat, donde toda la plantilla, desde la dirección a los cargos auxiliares contaban con algún tipo de discapacidad. Su cometido era la gestión de autorizaciones de servicios sanitarios y citaciones de todos los seguros médicos de DKV. Desde esta responsabilidad, adquirieron una cualificación muy específica, ya que tuvieron que familiarizarse con los distintos especialistas que pedían pruebas médicas concretas, las coberturas y los centros indicados para cada caso. Razón por la que estos profesionales adquirieron importantes conocimientos médicos, sanitarios y organizativos.

El paso siguiente fue conseguir el encargo del Hospital ValI D’Hebron de las citaciones del hospital materno-infantil, general y traumatología, desde las propias instalaciones de DKV Integralia en el Prat de Llobregat. Experiencia que pronto fue extensiva al Hospital Universitario La Paz de Madrid. Una vez que este gran hospital de la Capital encargó a Integralia todo el servicio de cita previa, DKV decidió abrir un segundo centro en Madrid. El tercer centro hospitalario en ceder la cita previa fue el Marina Salud de Denia, reservando en sus propias dependencias espacio suficiente para que los profesionales de DKV Integralia pudieran prestar sus servicios. En cuarto lugar la Mutua Tarrasa, también contrató su cita previa en el centro del Prat. Pero pronto fue necesario abrir un nuevo centro en la zona del Vallés.

Resaltó también Guevara la gran satisfacción de los clientes y usuarios de los servicios de citación telefónica a través de personas con discapacidad, dado que el grado de empatía demostrado por sus trabajadores resulta siempre muy alto. Mayoritariamente son estos mismos colaboradores demandantes de servicios y prestaciones sanitarios, lo que les da un conocimiento y una sensibilidad muy especiales. Este grado de satisfacción se comprueba periódicamente mediante seguimiento y evaluación de indicadores. Finalmente, la responsable de DKV recordó la ley LGD (antes LISMI) que obliga  a las empresas a cubrir determinados números de puestos de trabajo con personas con discapacidad. Concretamente, las empresas con 50 empleados o más, están obligadas a reservar el 2% de sus plantillas  colaboradores con discapacidad, requisito que el 81% de las firmas no cumple. A esta tarea ayuda mucho la Escuela DKV Integralia, que brinda competencias y habilidades transversales para el empleo con unas tasas de ubicación laboral del 70%. Una de sus principales ventajas es que saben hacer ver a los centros ambulatorios la cantidad de clientes potenciales o servicios que se pierden porque en los mostradores atienden las mismas personas al público presencialmente y por teléfono, con una pérdida muy abultada de llamadas. Algo que no ocurre cuando DKV Integralia se encarga de todo el servicio de citación telefónica.

Como responsable de la Fundación Global Salud, el secretario general de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), Carlos Rus, celebró muy especialmente el acuerdo alcanzado por servir de apoyo a un colectivo social tan importante como el de las personas con discapacidad. Como ejemplo de su responsabilidad y competencia profesional no sólo expuso el caso de los call centers de citaciones hospitalarias, sino también el personal que se encarga de las citaciones telefónicas del DNI electrónico a nivel estatal, en comunicación con toda la ciudadanía. Por eso la Fundación Global Salud pone a disposición del colectivo su bolsa de empleo y otras estrategias destinadas a una mayor integración desde la propia sensibilidad del sector. Iniciativas que en septiembre serán ampliadas con la publicación de un libro con experiencias de personas que sufrieron accidentes de tráfico teniendo como resultado distintos tipos de discapacidad.

DKV Integralia es autosuficiente a través de la contratación de sus servicios, sin depender de fondos debidos a DKV Seguros.

PIE DE FOTO:   Angélica Guevara, portavoz de la Escuela DKV Integralia  en materia de integración laboral