Publicidad
Publicidad

Analizan por qué los músculos duelen menos cuando se mantiene la rutina del gimnasio

Un grupo de científicos ha estudiado la reducción del dolor cuando uno vuelve al gimnasio por segunda vez. Lo que sabemos del sistema inmunitario desempeña un papel fundamental en la reparación muscular y protege el músculo del daño adicional pero la respuesta se encuentra en los linfocitos T.

“Conocemos los linfocitos T como aquellas células que responden a las infecciones pero no aquellas que reparan el músculo. Sin embargo, hemos encontrado un cúmulo significativo de linfocitos T infiltrados en fibras musculares lesionadas”, afirma Robert Hyldahl, profesor de la Universidad Brigham Young. “Nuestro estudio es el promero que muestra ...

“Conocemos los linfocitos T como aquellas células que responden a las infecciones pero no aquellas que reparan el músculo. Sin embargo, hemos encontrado un cúmulo significativo de linfocitos T infiltrados en fibras musculares lesionadas”, afirma Robert Hyldahl, profesor de la Universidad Brigham Young. “Nuestro estudio es el promero que muestra que los linfocitos T presentes en la musculatura humana son la respuesta a una lesión inducida por el ejercicio”.

La presencia de estos linfocitos sugiere que el músculo se vuelve menos eficaz al reclutar células inmunitarias tras una segunda tanda de ejercicio y que estas células podrían facilitar la recuperación. Es decir, el músculo parece recordar la causa de la lesión y reacciona de manera similar a cuando el sistema inmunitario responde a los antígenos. 

De hecho, la inflamación aumenta tras la segunda tanda de ejercicio (foto, Mark A. Philbrick), lo cual sugiere que la misma inflamación no empeora el daño muscular causado por el ejercicio. “Muchos creen que la inflamación es mala”, añade Deyhle, “pero no es así.” 

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.