Publicidad
Publicidad

La rotura de menisco, una de las lesiones deportivas más habituales

Expertos advierten del peligro de continuar con la práctica deportiva cuando se produce la lesión. La cirugía artroscópica es la mejor intervención para pacientes deportistas.

Según los datos de un estudio realizado en Ohio en el año 2000, entre el 18 y el 35% de las lesiones deportivas de los jugadores de fútbol son lesiones de rodilla, y de las mismas, el 14,5% son de menisco. Queda claro por tanto que las lesiones de rodilla ...

Según los datos de un estudio realizado en Ohio en el año 2000, entre el 18 y el 35% de las lesiones deportivas de los jugadores de fútbol son lesiones de rodilla, y de las mismas, el 14,5% son de menisco. Queda claro por tanto que las lesiones de rodilla son bastante habituales en la práctica deportiva.

Tal y como explica el doctor José Carlos de Lucas, director Médico del Instituto de Traumatología Estévez en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América: “El menisco es un fibrocartílago situado entre las superficies articulares de fémur y tibia, cuya principal función es la transmisión de la carga, funcionando como un amortiguador”. Entre sus funciones está el ser el estabilizador de la rodilla. En cuanto a sus roturas, suelen producirse por dos mecanismos fundamentales, por un traumatismo con torsión o por una cizalladura en la rodilla, “en los que habitualmente existirán lesiones ligamentosas asociadas, mecanismo habitual de los pacientes jóvenes que realizan deportes de impacto, y traumatismos de repetición sobre meniscos parcialmente degenerados, que se dan más en pacientes mayores de 45 años, en los que es más raro que haya lesión ligamentosa”.

Uno de los peligros a los que se enfrentan los deportistas es a forzar este tipo de lesiones, ya que “con una lesión meniscal inestable es clave no realizar deporte de impacto, para evitar su progresión, puesto que además la sobrecarga del cartílago adyacente podría conducir a un deterioro acelerado y a la aparición de fenómenos degenerativos”. Es por ello, que resulta vital tomar medidas de forma inmediata cuando aparezcan los primeros síntomas, si el objetivo es continuar con la práctica deportiva.

En el caso de pacientes deportistas, la primera opción es la cirugía artroscópica, en régimen ambulatorio. En dicha intervención, “siempre que sea posible se intentará mantener el menisco realizando una sutura del mismo”. Sin embargo, “en las roturas degenerativas o que afecten al borde interno avascular, la meniscectomía parcial limitada es la técnica de elección, tratando de mantener la mayor cantidad de menisco estable que continúe realizando su función”, explica el doctor de Lucas.

Otro dato a tener en cuenta es que en los tiempos de recuperación tras la cirugía “influye la existencia de lesiones asociadas, la técnica empleada y el estado de la musculatura, por lo que, sobre todo en casos de suturas, es importante realizar una rehabilitación adecuada”.

Teniendo en cuenta esto, se considera que el tiempo necesario para poder realizar deportes de impacto varía de entre los 6 a los 10 meses, ya que “el menisco tiene escasa capacidad de cicatrización”. En cuanto al postoperatorio propiamente dicho, el doctor José Carlos de Lucas insiste en que “en las meniscectomías, habitualmente el proceso es mucho más rápido, pudiendo iniciar carga inmediata con muletas, movilidad completa inmediata y actividad de carrera a partir de la 3-4 semana tras la cirugía, siempre y cuando no haya derrame y la movilidad sea completa. El tiempo de recuperación es algo mayor para las lesiones del menisco externo”.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.