Publicidad
Publicidad

El 12% de los tratamientos prescritos se abandona a los seis meses

Así, según la OMS solo se sigue correctamente el 47% de los tratamientos, mientras que un 12% se abandona a los seis meses, un 29% al año y otro 12% ni siquiera se obtiene en la farmacia.

Uno de los objetivos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) es analizar los problemas con los que se encuentra el cardiólogo en su día a día y ofrecer un lugar de discusión en el que se propongan medidas para resolverlos. Así, la semana pasada se celebró en la sede ...

Uno de los objetivos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) es analizar los problemas con los que se encuentra el cardiólogo en su día a día y ofrecer un lugar de discusión en el que se propongan medidas para resolverlos. Así, la semana pasada se celebró en la sede de la sociedad, la Casa del Corazón, el directo “Objetivo de tensión arterial en 2016. Importancia de la adherencia terapéutica y recomendaciones para la elección del tratamiento”, que entre otros aspectos valoró el cumplimiento del tratamiento (adherencia terapéutica) del paciente hipertenso.  

Según diversos estudios, la mala adherencia terapéutica está muy extendida en las patologías crónicas. Así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya señaló en el año 2004 que de todos los tratamientos crónicos, el 12% nunca llegaría a adquirirse en la farmacia, el 12% se abandonaría a los seis meses y el 29% al año, lo que significa que únicamente el 47% de los tratamientos prescritos llegará a cumplirse correctamente. “Estos datos son muy preocupantes, ya que en algunas ocasiones creemos que un medicamento no funciona y tenemos que buscar alternativas, cuando en realidad el paciente no se lo administra correctamente”, reflexiona la Dra. Nekane Murga, jefa de la Sección de Cardiología Clínica del Hospital Universitario Basurto y miembro de la SEC y añade, “es muy importante que no culpemos al paciente sobre la falta de seguimiento terapéutico, ya que la falta de confianza en el profesional es una de las razones más importantes aunque no la única, el miedo y desconocimiento de los efectos secundarios, la edad avanzada, la complejidad a la hora de tomar la medicación, el número de tomas indicadas o la falta de síntomas que hace creer que no se está enfermo, son otras de las razones a tener en cuenta”.

La falta de comunicación entre el profesional y el paciente es otro de los aspectos destacados, ya que según el estudio publicado en la revista científica Am J Manag Care en el año 2007, mientras que el 74% de los médicos cree que sus pacientes siguen correctamente la medicación, el 83% de los pacientes no informa correctamente al especialista sobre su falta de adherencia.

“¿Y cuáles son las consecuencias clínicas de una mala adherencia terapéutica?”, plantea la Dra. Murga en su intervención que puede visionarse en la página web de la SEC. Las consecuencias clínicas son muy destacables; así lo demostraba en 2007 el estudio Self-reported Medication Adherence and Cardiovascular Events in Patients With Stable Coronary Heart Disease publicado en Internal Medicine que recogía que en pacientes hipertensos, aquellos que no llegaban a tomar ni el 75% de la medicación recomendada, aumentaba en un 14,4% el riesgo de padecer ictus y en un 3,8% de morir de forma prematura.

Los efectos de no seguir correctamente la terapia recomendada también tienen sus consecuencias económicas, así el estudio Impact of medication adherence on hospitalization risk and healthcare cost demostró que los pacientes con una buena adherencia son un 47% más baratos para el sistema que los que no siguen los tratamientos. En esta misma línea, el estudio Cost of Medication Nonadherence Associated With Diabetes, Hypertension, and Dyslipidemia demostró que los pacientes con una buena adherencia ahorraron en el año 2010 en Estados Unidos 105,8 billones de dólares a la Administración.

Publicidad
Publicidad
Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.