6 de cada 10 valencianos que fallecen lo hacen en el hospital


23-09-2015

Este dato, entre otros, fue compartido este miércoles, 23 de septiembre, durante el Foro de Foros titulado “Escenarios de futuro para una sanidad sostenible", al que acudieron responsables de las consejerías de Sanidad de Madrid y la Comunidad Valenciana.

 

La Fundación Foro de Foros, entidad dedicada al pensamiento, el debate y la acción ciudadana celebró el encuentro Escenarios de futuro para una sanidad sostenible" desde la convicción de que la Sanidad es una de las principales preocupaciones sociales junto al empleo y la educación. Un tema capital sobre el que hay que debatir, especialmente en tiempo electoral. En esa idea, el diálogo fue planteado sobre la sostenibilidad del sistema de salud en España, para hacer el análisis más preciso posible sobre los modelos de gestión socio-sanitaria más eficientes , el empoderamiento de los pacientes ante un mapa general dominado por las enfermedades crónicas, los nuevos tipos de organizaciones que se perfilan y los posibles esquemas de financiación. Para ello se contó con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, el consejero-director general de SegurCaixa-Adeslas, Javier Murillo Ferrer; y Rafael Sotoca, director general de Asistencia Sanitaria de la Comunidad Valenciana, que sustituyó a su consejera de Sanidad, Carmen Montón.

En un momento del debate surgió el tema de la muerte como concepto filosófico en el que los seres humanos prefieren no entrar.  La cuestión fue introducida por la doctora María Ángeles Durán, miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), según la cual ni el sistema sanitario ni la sociedad en su conjunto dan una respuesta satisfactoria al problema del final de la vida. En ese terreno, entroncan aspectos tan importantes como los cuidados paliativos o las unidades de dolor, tan como añadió la responsable de Medicina Preventiva del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, la doctora María Saínz. En este punto, el ponente de la Comunidad Valenciana, Rafael Sotoca, explicó que su experiencia profesional incial se desarrolló especialmente en este terreno relacionado con las últimas fases de la vida. Etapas en las que el medio hospitalario está muy presente ya que, por ejemplo, en su región, 6 de cada 10 ciudadanos que fallecen lo hacen en centros asistenciales de este tipo.

Además de la muerte como gran cierre al capítulo general de la vida humana, también se habló de otro tipo de muerte, o al menos de su agonía en sentido figurado, y en relación al propio futuro del sistema sanitario. En esos términos se expresó el moderador del debate, el doctor Rafael Bengoa, facultativo especializado en sistemas de salud y director del área de salud de la Deusto Business School. Como preámbulo, interrogó a los representantes de las dos comunidades autónomas invitadas sobre el estado de salud de la Sanidad española y sobre sus posibilidades de mejora en el caso de que la economía esté recuperándose de la larga crisis en estos últimos tiempos. En relación a este tema, el consejero madrileño de Sanidad, aseguró que el futuro de la sanidad de su región, y de todo el pais, debe pasar por un pacto de Estado que dé todo el protagonismo al paciente empoderado, a la Atención Primaria y a nuevas figuras como la Enfermera de casos clínicos. A ello añadió el responsable de la Medicina Privada, Javier Murillo, que su sector puede hacer mucho por la Sanidad común, teniendo en cuenta que ya supone el 28% del gasto sanitario total del país, con el 22% altas hospitalarias, el 32% de las cirugías programadas y el 20% de las urgencias.

Con el debate muy vivo, en torno a los modelos de colaboración público-privada, se observaron muchos partidarios de los mismos en el auditorio. Tanto defensores del modelo Alzira, como detractores del mismo. Por ejemplo, el invitado Sotoca entendió que la decisión popular expresada en las últimas elecciones autonómicas han desautorizado este tipo de gestión sanitaria hospitalaria. Por contra, el consejero Sánchez Martos se mostró partidario de no privatizar la gestión de los hospitales públicos, pero tampoco de revertir su situación en el caso de que haya contratos en concesión. Esto último fue dicho en relación al hospital de Villalba (Madrid), cuya reversión a gestión pública costaría una enorme cantidad al erario común.

PIE DE FOTO:    El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos; el consejero delegado de Segur-Caixa, Javier Murillo; y Rafale Sotoca, director general de Asistencia Sanitaria de la Comunidad Valenciana