Expertos en farmacia hospitalaria tratan los avances de las hepatitis virales


22-09-2015

El objetivo fue proporcionar una atención farmacéutica de alta calidad y maximizar los resultados del tratamiento en los pacientes.

 

El pasado sábado se celebró la clausura del encuentro FHARO 2015, organizado por Gilead, en el que se debatieron los avances en el tratamiento de las hepatitis virales en Málaga. FHARO 2015, la reunión de Farmacia Hospitalaria de Otoño, fue coordinada por la doctora Alicia Lázaro, del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario de Guadalajara y coordinadora del grupo GHEVI (Grupo de Atención Farmacéutica al paciente con Hepatopatías Víricas), de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), y el doctor Ramón Morillo, del Servicio de Farmacia del Hospital Virgen de Valme de Sevilla. Así, según la doctora Lázaro, “el objetivo fundamental es que la reunión fuese muy dinámica y que los asistentes participasen y diesen su opinión, con el fin último de proporcionar una atención farmacéutica de alta calidad y maximizar los resultados del tratamiento en los pacientes que atendemos”.

La jornada del viernes contó con la presencia, entre otros expertos internacionales, del doctor Zobair Younossi, delHospital Inova, en Washington DC, quien señaló “la importancia de conocer la perspectiva del paciente ante un determinado tratamiento a través de los conocidos como “Resultados en Salud Percibidos por el Paciente”. Estos resultados se traducen como la valoración directa de la salud del paciente y son clave para determinar el beneficio neto y el valor de una terapia para la hepatitis C, marcando la diferencia entre eficacia y efectividad. La sesión posterior corrió a cargo de la doctora Fionna Marra, farmacóloga de la Universidad de Liverpool.

En su conferencia sobre farmacología clínica, perfil DDI y medicamentos para la hepatitis C, la especialista detalló el perfil de interacciones de los nuevos AADs y destacó como aventajados los fármacos que no utilizan los citocromos hepáticos como una vía de metabolización, como es el caso de Harvoni. La tercera y última sesión del viernes, impartida por el doctor Edward Cachay, del Centro Médico de San Diego, en California, giró en torno a la importancia del trabajo multidisciplinar entre clínicos y farmacéuticos a la hora de individualizar el tratamiento del VHC en pacientes coinfectados con hepatitis C y VIH. El doctor Cachay resaltó la necesidad de un abordaje integral que tenga en cuenta no sólo la patología hepática y el VIH, sino el número de fármacos que toma el paciente con o sin receta médica y las posibles barreras a la adherencia.

Finalmente, la jornada del sábado se centró en analizar los diferentes criterios para seleccionar un esquema concreto de tratamiento para el VHC. Entre otras conclusiones, se expuso la existencia de importantes diferencias que son críticas tanto para los pacientes como para los clínicos y farmacéuticos. Entre ellas, el número de comprimidos que contiene el régimen, la no necesidad de ribavirina, el control de las interacciones farmacológicas, los efectos adversos o el impacto sobre la calidad de vida del paciente.